• Caracas (Venezuela)

Mi Municipio

Al instante

Aceras del centro están tomadas por motorizados

En la avenida Urdaneta, las normas las incumplen hasta los funcionarios públicos | Foto: José Pacheco

En la avenida Urdaneta, las normas las incumplen hasta los funcionarios públicos | Foto: José Pacheco

En algunas esquinas de la avenida Fuerzas Armadas coinciden hasta cuatro cooperativas de mototaxis

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Muchas aceras del centro de la ciudad ya no están destinadas al tránsito de los ciudadanos. Amplios tramos de los corredores peatonales, algunos con diseños para revalorizar la movilidad a pie, en las avenidas Urdaneta, Fuerzas Armadas y Universidad, han sido tomados por los motorizados.

Algunos trabajan como mensajeros y alegan que tienen mucha prisa y carecen de área para estacionar. Otros laboran en líneas de mototaxis y se adueñaron de las esquinas. En el medio, los ciudadanos deben hacer maromas para esquivarlos y evitar ser víctimas de un accidente.
“Tú no puedes ni caminar por las aceras porque las tienen invadidas. El venezolano no tiene vida con los motorizados. Si te descuidas te llevan por el medio”, gritó indignada Mireya González, ayer en la mañana, en la avenida Universidad, a media cuadra del Viceministerio de Participación Comunal, donde una larga fila de motos convierte la acera en estacionamiento.

Douglas Medina trabaja en ese organismo. Sabe que no actúa correctamente al dejar su moto sobre el borde de la acera, pero explica que lo hace por pura necesidad. “Es que estacionar la moto y volverla a sacar del local es todo un proceso. Sé que hay que respetar las normas, pero creo que deberían diseñar un área para nosotros y así los ciudadanos pudieran caminar tranquilos”, afirmó. 

Pese a la constante presencia de funcionarios, nadie regula a los motorizados. Inclusive, quienes se estacionan en la calzada son obligados a aparcar en la acera por los policías para que no interrumpan la circulación de los vehículos. 

Funcionarios en moto. 18 motocicletas estaban estacionadas ayer a media mañana en la avenida Universidad, a la altura de la esquina Pele el ojo, en el cruce de la calle Guillermo José Schael, a pocos metros de la Fiscalía General de la República.

Darwin Emilio Bustamante trabaja en esa esquina desde hace cinco años vendiendo arepas. Asegura que las motos pertenecen a trabajadores del Ministerio Público y por eso nadie pone orden: “Esto tiene seis meses así. Todo el mundo hace lo que le da la gana. La policía ha venido, pero como se trata de trabajadores de la Fiscalía no pasa nada”.

José Antonio Sanabria, vecino de la zona, relató que los motorizados lo han tropezado varias veces cuando se cruza con ellos en contravía: “Vivimos en una anarquía total. Los motorizados no respetan a nadie, mucho menos a los peatones. Si no me hubiera apartado a tiempo, me atropellan”.

La escena se repite en varias zonas. El reino de las motos abarca las esquinas de Ibarras, La Pelota, Punceres, Ánimas, Urapal y Platanal de la avenida Urdaneta; así como también las intersecciones de San Enrique, Crucecita, San Ramón, Socorro y Socarrás, de la Fuerzas Armadas, donde llegan a converger hasta cuatro líneas de mototaxis en un cruce.

Solo en transversales

Entre 2007 y 2008, con el despeje de las aceras del centro de la economía informal, comenzó el reordenamiento de las líneas de mototaxis, que fueron desalojadas de las esquinas y de las paradas del transporte público y reubicadas en las calles transversales; pero ese orden se ha perdido.

La línea Los Aliados trabaja en la esquina de El Chorro. No tienen la cédula de servicio que debe emitir la Alcaldía de Libertador, pero los mototaxistas buscaron asesoría y determinaron el lugar idóneo para estacionarse.

“Tenemos permiso de la torre y también del consejo comunal. Solicitamos apoyo de la Asociación Bolivariana de Motorizados de Venezuela y allí nos explicaron que tenemos que parar en las calles transversales y que no podemos colocarnos encima del rayado”, dijo Miguel Agelvis.

El Instituto Nacional de Transporte Terrestre comenzó este año reuniones con las alcaldías para ordenar el servicio. Quienes trabajen en una línea de mototaxis deben aprobar un curso dictado por la institución.