• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Al mediodía tomó cuerpo la participación

Los abuelos fueron los que votaron más temprano | Foto: Leonardo Noguera

Los abuelos fueron los que votaron más temprano | Foto: Leonardo Noguera

La constitución de las mesas demoró en varios centros de votación por falta de miembros. El voto nulo fue una denuncia frecuente 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Lo que sería una jornada con baja participación cambió de escenario en la tarde, luego de que el líder de la oposición, Henrique Capriles Radonski, y el presidente Nicolás Maduro realizaran llamados a la movilización de los electores. Como en los comicios presidenciales de abril prevaleció el remate y la avalancha.

A las 4:53 pm, en el Liceo Andrés Bello –el centro con más votantes del país– había más personas sufragando que en la mañana. La coordinadora del centro electoral, que prefirió no dar su nombre, corroboró que después de la 1:30 pm comenzó a llegar más gente.

En la entrada, los electores se informaban sobre cómo ejercer el voto porque habían escuchado los comentarios de las dificultades que afrontaron algunos a la hora de marcar los dos tarjetones.

En la tarde hubo pequeñas colas a la entrada del liceo. "Han venido graneaditos", reportó un funcionario del Plan República, que no quiso dar su nombre. En ese centro electoral no se reportaron problemas con las máquinas. De todos modos, a las 5:00 pm, los militares contaban con cinco máquinas de votación de respaldo.

Hasta media mañana, los miembros de la tercera edad eran los ciudadanos que más intenciones tenían de ejercer el derecho al voto. Maura Castellini, de 76 años de edad, luego de sufragar –alrededor de las 8:00 am- manifestó su alegría. “Votar es un deber de todos los ciudadanos. Hay que incentivar la democracia”, dijo.

A las 10:00 am, Luis Parra, de 73 años de edad, llegó al Liceo Aplicación, en Montalbán, a votar junto con su esposa de 67 años. “Estamos cumpliendo con un deber que le servirá a los jóvenes, que son el futuro del país”, afirmó sonriente.

Los abuelos fueron los que votaron más temprano. Hubo quienes, pese a tener alguna limitación física, no dejaron de ejercer su derecho. Hace cuatro años Isabel Hernández sufrió una hemorragia cerebral y desde entonces su esposo, Antonio Navarro, la acompaña en todos los comicios. “Es importante votar porque es la forma que tenemos de exponer lo que deseamos”, subrayó Navarro.

Escollos en el proceso. La queja generalizada de los electores y los miembros de mesa en el Liceo Gustavo Herrera, en horas de la tarde, fue la dificultad que tuvieron para sufragar. En todas las mesas se reportaron problemas porque los electores se confundían al marcar el tarjetón y pulsar el botón con la palabra “Votar”.

Cuando el elector quería votar de forma nominal y no "entubado" se presentaban más dudas. Algunos desconocían que el PSUV había dejado dos lugares para concejales sin candidatos. 

La apertura tardía de mesas fue común por la falta de miembros. En el colegio Don Bosco, en Altamira, a las 7:00 am aún no estaban constituidas todas las mesas porque no habían asistido en su totalidad los testigos. Para agilizar el proceso, contó Melisa Potin, instalaban las que podían y solicitaban a los miembros de mesas que se distribuyeran en las otras para poder abrirlas.

En ese plantel, muy temprano, se presentó una situación irregular. Aunque la calle frente a la entrada principal había sido acordonada para evitar el paso de vehículos, en dos oportunidades unos motorizados rompieron la cinta amarilla.

Voto nulo. A las 7:30 am, Henry Mayora recorría el Liceo Andrés Bello con una planilla de incidencias para exigir que le permitieran volver a sufragar, pues su voto salió nulo: “No me han dado una respuesta satisfactoria. Simplemente decidieron por mí. No me queda otra que irme a mi casa. Primera vez en tantos años que me pasa algo así”.

Minutos antes de las 9:00 am, Gloria Caputo Sotillo manifestaba en las afueras del colegio La Concepción de Montalbán la indignación que sintió al ver que su voto resultó nulo: “No es justo que no me den respuesta. A varias personas les ha pasado lo mismo y no hay nada que se pueda hacer”. El incidente que ocurrió con Sotillo en la mesa 6 de ese centro, también se repitió con otros electores de las mesas 4 y 2.

La misma preocupación sobre la forma de elegir los candidatos y votar surgió en El Hatillo, donde la gran oferta de candidatos hizo dudar a más de uno.