• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Tres horas en cola por obras del elevado

Prevén entregar el elevado el próximo 7 de diciembre | Foto Francesca Commissari

Prevén entregar el elevado el próximo 7 de diciembre | Foto Francesca Commissari

La presencia de los fiscales es intermitente en la construcción que ha complicado el tránsito vehicular

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Mami, ¿por qué todos te hablan?”, pregunta el niño de 4 años de edad a su mamá. Los dos están viajando en una cápsula que no es voladora. Ya han sonado "Pinocho", "Don Pepito y don José", "La cucaracha" y desde hace 1 hora y 20 minutos solo se han movido 8 cuadras. Acelerador, cloche, freno; en subida por una calle estrecha. Un Jeep trata de pasarlos; la madre-conductora-en-modo-suicida busca evitarlo, pero estos son más altos y más recios. El niño se asoma, se asusta y el piloto baja el vidrio. “Disculpe, es que los carros que vienen por la transversal se están coleando. Estoy tratando que no pasen”, explica su estrategia de bloquear al enemigo en esta guerra de avenidas versus transversales, de ciudadanos solitarios en calles atestadas de vengadores. Los carros se siguen coleando en todas las transversales. Y no hay tantos Jeeps para salvar al mundo.   

Toca hacer una parada para que el niño haga pipí en la rueda del carro. Regresan a la cápsula, que ya es casi un motorhome: galletas, potes de agua, bolsos, cobijas, juguetes viejos, juguetes hurtados del colegio, juguetes nuevos, una media, un cojín, chiripas, migajas de pan, cuentos infantiles con las hojas arrugadas, toallitas húmedas, gel antibacterial. Es una de las naves nodrizas en la que los niños caraqueños han desarrollado un admirable sentido del tiempo y del apetito a deshoras. Ellos son los verdaderos Jedi.

El reloj dice que pasaron las 6:00 pm de un martes de noviembre en los caminos verdes del noreste de Caracas, territorio residencial al que han huido los conductores que buscan evadir el cierre parcial de la avenida Francisco de Miranda donde se construye el elevado de Los Dos Caminos y donde la presencia de los fiscales de tránsito es intermitente. Todo está oscuro, como si fueran las 10:00 pm. La madre piensa enviar un tuit a Haiman El Troudi con algunos de los comentarios de su hijo o informarle cuánto tiempo le tomó salir de la urbanización Los Chorros. Pero está agotada. Y vuelve a sonar "Pinocho", que tiene una pierna en tres partes astillada. Algunos están peor.

“Mami, ¿por qué los otros carros te están hablando?”, repregunta el niño que no recibió respuesta minutos antes. Como en una sesión de Conductores Anónimos, los que van frente al volante deciden bajar los vidrios y lamentarse colectivamente. Las quejas, las de siempre: que no hay políticas de transporte, que no hay ley, que no hay ni leche. La competencia, la usual: yo llevo tres horas de La Castellana a Sebucán; yo casi dos de Los Chorros a Santa Eduvigis. Durante algunos segundos los ojos se detienen en una mirada común, la de la ternura con el caído. Durante unos segundos no están tan solos.

El tránsito de este a oeste en Caracas –y viceversa–, que en horas pico reúne en la intersección en obras a más de 4.400 vehículos, está revelando un problema que ya las autoridades viales del municipio Sucre habían advertido: las colas se mudarán a las urbanizaciones, como los ríos que buscan su cauce.


EL DATO

Un estudio de la Alcaldía de Sucre, entregado en septiembre al Ministerio de Transporte, reveló que el elevado de Los Dos Caminos cambiará el patrón de viajes y desviará el tránsito hacia las zonas residenciales de Los Chorros, Santa Eduvigis y La Carlota. El puente privilegia la circulación en sentido este-oeste y oeste-este. Sin embargo, 933 vehículos que hacen giros hacia la autopista y la avenida Sucre por 3 canales, ahora solo podrán hacerlo por 1.



Avances

MAIVY GÓMEZ

Aproximadamente 100 personas trabajan en el elevado de Los Dos Caminos para entregar la obra el próximo 7 de diciembre. Víctor Morado, ingeniero de la obra, informó que se ha cumplido a cabalidad con los tiempos de ejecución y que obreros que trabajaron en otras soluciones viales del Ministerio de Transporte Terrestre –que  ya han sido entregadas– se han incorporado a las labores.

Morado dijo que el tránsito en hora pico es consecuencia de las maquinarias que ocupan buena parte de la vía y que están reparando las aceras para favorecer a los peatones cuando entreguen el puente. Afirmó que el elevado agilizará el tránsito hacia Petare y Los Chorros. Señaló que la presencia de funcionarios para descongestionar el tránsito es intermitente. "A veces vienen y otras veces abandonan la obra".

En el cronograma tienen previsto vaciar el asfalto, razón por la cual esta semana, después de las 10:00 pm, cerrarán la vía por completo para poder colocar la placa asfáltica.