• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

23 heridos dejaron las protestas de ayer en Caracas

Un funcionario de la Guardia del Pueblo está señalado de haber herido de un balazo a Roberto Ulises González González, de 37 años de edad, el miércoles en la noche

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un funcionario de la Guardia del Pueblo está señalado de haber herido de un balazo a Roberto Ulises González González, de 37 años de edad, el miércoles en la noche, en la avenida Panteón,  cuando vecinos protestaban entre las esquinas de Gamboa y Esmeralda y fueron reprimidos en una acción que ocurrió de manera simultánea en otras zonas de la capital.

Marcos González explicó que su sobrino, estudiante de Derecho de la Universidad Santa María, caceroleaba junto con los vecinos y minutos después llegaron 12 integrantes de la Guardia del Pueblo para reprimir la manifestación. Cuando González González vio que los funcionarios golpearon a un vecino, intervino y le dispararon a quemarropa entre el muslo izquierdo y la ingle. El tío desconoce quién lo auxilió y lo trasladó a un CDI de la zona.  

La misma noche fueron heridos con armas de fuego Alejandro Márquez, Francisco José García Carrasquel y el polinacional Erickson Díaz, quien recibió un disparo en el fémur y el hombro, mientras se encontraba cerca de la Torre Británica, en Altamira, y fue atendido en el hospital Pérez Carreño y dado de alta la misma noche.  

Alejandro Márquez está recluido en el Centro Médico de Caracas en estado de coma. Los familiares se mostraron temerosos de dar información. El paciente habría sido herido de bala en la pierna mientras protestaba en la avenida Urdaneta y al caer se golpeó la cabeza. De allí fue trasladado al hospital Vargas y luego a la clínica, adonde llegó después de las 10:00 pm. Un familiar del herido señaló que los médicos no reportaron impacto de bala sino politraumatismos y agregó que fiscales del Ministerio Público acudieron a la Unidad de Cuidados Intensivos como parte de las investigaciones que realizan sobre el caso.

Francisco José García Carrasquel, de 35 años de edad, transitaba entre Candilito y Platanal, en la avenida Urdaneta, y vio que se acercaba una comisión de la GNB, corrió y recibió un tiro en el pie izquierdo. Lo llevaron a la Clínica La Arboleda, donde los médicos diagnosticaron pérdida de piel y fue dado de alta. Le dispararon con una pistola 9 mm.

El libro de novedades del Hospital de Clínicas Caracas no registró ningún herido, pero tiene una nota en la que se indica que el miércoles funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana pasaron a pedir el reporte de ingresados después de las 11:00 pm.

Shaker Janom, libanés de 48 años de edad, resultó herido en el párpado izquierdo por el impacto de un perdigón cuando se asomó al balcón de su apartamento, en el piso 10 de un edificio en El Paraíso. Acudió al Hospital Pérez Carreño, donde lo suturaron.

Durante las protestas del miércoles se han confirmado 23 heridos en Caracas por armas de fuego, perdigones, contusiones y quemaduras.

Lacrimógena en el ojo
Carlos Tejeda, estudiante de la Universidad Metropolitana, estuvo cerca de perder el ojo izquierdo por una bomba lacrimógena arrojada por la Guardia Nacional Bolivariana. A las 7:00 pm del miércoles, su amigo Francisco Angeli y él habían empezado a armar una barricada en la plaza Francia de Altamira. “La Guardia Nacional tenía rato allí y cuando nos vieron empezaron a lanzar bombas. Normalmente las lanzan hacia arriba, pero a él se la pegaron directo”, cuenta Angeli. Los médicos pudieron salvarle el ojo, pero desconocen si recuperará la visión.

Tejeda, de 22 años de edad, estaba a aproximadamente 20 metros de la GNB. Salud Chacao lo atendió a las 7:40 pm, con diagnóstico de trauma ocular y herida en región periorbitaria izquierda. “Habíamos estado uno de esos días en la autopista, pero no fue nada como esto. Nunca pensé ver a un hermano mío desangrándose”, comenta su compañero Heryck Romero.

Carlos Pachano, médico de Salud Chacao que trasladaba a Tejeda al Centro Médico Docente La Trinidad, sufrió heridas en la mano derecha, luego de que civiles arrojaron piedras a la ambulancia.