• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Vecinos recogieron firmas para evitar clausura de parque extremo

Alcaldía alega que usará el terreno de cinco hectáreas para edificar la nueva sede de la policía municipal

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hace ocho días el parque extremo Parquex, en El Hatillo, recibió a su último visitante. Por orden de la Superintendencia Municipal de Administración Tributaria, el espacio de unas cinco hectáreas permanece cerrado por tiempo indefinido.

El pasado sábado varios usuarios recogieron firmas para pedir que Parquex permanezca abierto, con la intención de consignarlas ante el Ministerio Público y evitar el desalojo.

Arturo Márquez, miembro de la fundación Proemsamble y responsable de Parquex, aseguró que la alcaldía clausuró el espacio, dedicado a las actividades agroturísticas, con la justificación de levantar en el terreno la nueva sede de Polihatillo. Afirmó que el anuncio viola el acuerdo de intercambio establecido hace cuatro años con las autoridades municipales para obtener la titularidad de las tierras a cambio de la organización de eventos deportivos y culturales.

“La fundación colaboró con más de 100 eventos para la alcaldía, como el tributo a Gustavo Cerati, bailoterapias gratuitas y otras actividades. A cambio la alcaldía nos asignó este espacio para que desarrolláramos un parque extremo, con la promesa de que nos facilitarían los trámites para obtener los títulos”, agregó.

El afectado señaló que como la alcaldía no tenía los recursos económicos para financiar el parque, acordaron que se mantendría a través de la autogestión. Sin embargo, el documento no fue firmado por la contraparte.

Márquez explica que el parque, que funciona formalmente desde hace tres años, era el único sustento de su familia, compuesta por su esposa y un hijo de 12 años de edad, y de tres empleados. Adentro hay un pequeño restaurante y un alquiler de bicicletas por 30 bolívares. Parte del espacio servía para la realización de cumpleaños sin piñatas ni refrescos. Solo se tomaban jugos servidos en vasos de aluminio para evitar el uso de plásticos y promover la conservación del ambiente. El espacio también tiene rampas para la práctica de yoga, de deportes extremos como el BMX y para el entrenamiento de atletas de alta competencia.

De parque a fundo. Debido a los anuncios de cierre recibidos desde la alcaldía dirigida por Myriam Do Nascimento, Arturo Márquez acudió al Instituto Nacional de Tierras hace año y medio en busca de protección.

El INTI otorgó un título de adjudicación de tierras que limita el uso de las cinco hectáreas a la agroproducción.

“Ahora me dicen que puedo pedir créditos para la siembra y hacer cultivos. Pero no tengo los permisos para el parque. La alcaldía nos trata como delincuentes y tomistas. Vinieron a hacer un estudio de suelo con la excusa de hacer la sede de Polihatillo. Antes esto estaba ocioso, fue un vivero y luego un estacionamiento de autobuses que nosotros lo recuperamos. Esto estaba lleno de aguas sucias. ¿Si la alcaldesa no hizo nada en 4 años lo va a hacer ahora? Ese proyecto se lo inventaron de la nada”, contó.