• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

“Los guardias nacionales comenzaron a meterse en las residencias”

Vecinos de Altamira y Chacao señalan que las refriegas de la noche del miércoles tuvieron una particularidad: fue la primera vez que sintieron detonaciones de armas de fuego contra los edificios

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“¡Abran las puertas, que son tiros. Nos van a matar!”. El grito de un grupo de estudiantes que corría por la avenida Luis Roche estremeció a los residentes de uno de los edificios del sur de Altamira. Abrieron el estacionamiento para que se refugiaran los jóvenes y 48 de ellos terminaron en un apartamento; el resto en los pasillos. “Poco después de que comenzara la cadena de Maduro, desde la Torre Británica disparaban a mansalva, cómo no iba a abrirles. Los que disparaban eran uniformados”, dice una vecina del edificio.

Asegura que la noche del 19 de febrero fue distinta al resto de las jornadas de protestas: “Fue peor porque los militares se metieron a las residencias, antes no. Además, comenzaron a disparar balas, no solo perdigones”.

Los muchachos habían logrado salir, de uno en uno, para irse con sus padres que los iban a buscar. Pero la noticia llegó también a los militares y cerca de las 2:00 am, forzaron la reja para buscar a los jóvenes en la torre. No traspasaron que da entrada al lobby del edificio, pero sí rompieron algunos de los vidrios y a través de ellos lanzaron bombas lacrimógenas. La mañana del jueves, sobre las 10:30 am, aún se hacía difícil respirar en los pasillos del edificio. “Entraron 10 funcionarios, los vimos desde arriba cuando lanzaron las bombas”, dice la vecina mientras muestra las marcas que dejaron los artefactos en las escaleras y el pasillo aledaño al ascensor. “Los vecinos ayudaron con agua, leche y galletas para los muchachos y algunos les dieron sábanas para que pasaran la noche en el pasillo, eran jóvenes entre 18 y 24 años”.

El temor es una constante entre los vecinos cercanos a la plaza Altamira, que en la última semana ha sido foco de protestas diarias y escenario de refriegas entre los estudiantes, la Guardia Nacional y la Policía Nacional, que les responde con perdigones, bombas lacrimógenas y -desde el miércoles en la noche, según los consultados- también con balas. 

Los vecinos de la avenida José Félix Sosa, más cercanos a la Torre Británica de Altamira, recuerdan el ingreso de la GNB a los edificios como el hito que marcó la jornada del miércoles. “Los militares entraban a los estacionamientos, revisaban los carros a ver si allí estaban los estudiantes. En el edificio de al lado detuvieron a tres muchachos”, señala una residente de un edificio frente a la plaza Altamira.

“Vi 6 tanquetas que subieron hacia la plaza por la San Juan Bosco y por la Luis Roche. Lo que preocupa es que ya no solo eran gases y perdigones, sino tiros. ¿Adónde te metes con tu familia si estás en el apartamento y los tiros son hacia arriba?”, se preguntaba otra de las residentes.

Contra los edificios

En el video que grabaron vecinos de la calle Élice de Chacao, se observa que los residentes convertidos en camarógrafos aficionados deben replegarse del balcón para evitar los fogonazos del arma de un Guardia Nacional.

Un vecino del sector señala que la noche del miércoles circularon por la zona 4 tanquetas, una ballena y una camioneta llena de Guardias Nacionales. “Le dispararon a mansalva a los edificios. Vinieron a hacer una especie de demostración de poder de fuego, como en un desfile del 24 de julio. Yo veía a puros hombres de uniforme verde disparando perdigones y bombas contra los edificios. La gente respondía con gritos”, afirma el hombre.

Otra de las residentes del sector añade: “Se bajaron a disparar directamente contra los edificios”. Indica que la GNB empleó la ballena para apagar la basura incendiada en medio de la calzada. El video de sus vecinos lo confirma. “Por los edificios de la calle que sube al Centro San Ignacio se veían volar las bombas en los balcones”, recuerda.