• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

“El general dijo que se tenía que llevar un trofeo de aquí”

Mensajes de bienvenida a Javier González después de su liberación | Foto: Leonardo Guzmán

Mensajes de bienvenida a Javier González después de su liberación | Foto: Leonardo Guzmán

Vecinos de Los Ruices recuerdan cómo fue la detención de Javier González, que pasó 19 días de Yare III y fue liberado el viernes con régimen de presentación

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La falta de Javier González fue ir y venir por la planta de baja del edificio Luis Alfredo con el rostro descubierto el 6 de marzo. Ese día, ante la amenaza de colectivos armados en las calles A, B y María Auxiliadora de Los Ruices, González, presidente de la Junta de Condominio, optó por amarrar con cadenas la entrada principal y la del estacionamiento.

“Ese día anduvo de un lado a otro para abrirle la puerta a todos los residentes que llegaban. Exponiéndose a los disparos y lo que lanzaban los vecinos desde la parte alta de los edificios para repeler a las personas armadas”, recordó una vecina. El viernes luego de pasar 19 días en Yare III fue dejado en libertad. Tiene régimen de presentación cada 30 días y prohibición de salida del país.

El 7 de marzo la Guardia Nacional Bolivariana allanó su apartamento y lo llevaron al Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro de la GNB, donde lo detuvieron. “Le dijeron que tenía que ir a firmar un acta, pero lo dejaron preso. Ahí perdió el contacto con su familia”, declaró una amiga de González. Ese día 6 efectivos de la GNB custodiaban la entrada del edificio, tenían consigo fotos de varios vecinos y a quienes entraban y salían les consultaban por las identidades de los retratados en las imágenes.  “El general dijo que se tenía que llevar un trofeo de aquí”, declaró otro vecino que prefirió resguardar su identidad por seguridad. Su cara era una de las que aparecía en las fotografías.

 

Toque de queda. “La experiencia fue aterradora. Pasaron más de 72 horas en la puerta del edificio. Revisaban a todo el que salía. Ya no están en la puerta, pero cada 6 horas dan vueltas por la calle. Esto parece una zona militar”, explicó Ana González, vecina de la zona.

El allanamiento al apartamento de González ocurrió rondando las 6:30 pm y se prolongó hasta las 9:00 pm. A esa hora lo trasladaron al Conas. No iba esposado. Permaneció ahí hasta el 10 de marzo, cuando tuvo la audiencia de presentación en el Palacio del Justicia y se ordenó su traslado al Internado Judicial Yare III. Abogados y familiares denunciaron que permaneció en una celda de castigo, sin acceso a la luz del sol. La única visita que recibió se produjo el martes 25 de marzo. Tres días antes de salir de prisión.

El viernes a las 3:30 pm sus vecinos supieron de su libertad y le prepararon un recibimiento. Mónica Suárez, residente del edificio Luis Alfredo, aseguró que González es una persona íntegra: “Él es el más tranquilo del edificio. Nunca ha tenido problemas con nadie. Es súper mediador. Es un ciudadano ejemplar que lo único que hizo fue dar la cara. Lo apoyamos 100% no sólo la gente del edificio, sino de todos Los Ruices”. Sobre su ánimo, una vez en libertad, sus vecinos aseguran que se encuentra bien, aunque piensa que se trató de una injusticia.

Mientras duró la detención, los vecinos rezaban un rosario cada noche en la planta baja de la torre, ubicaron pancartas en la entrada exigiendo su liberación y organizaron manifestaciones, como cadenas humanas. También hicieron pancartas que llevaban a cada concentración para dar a conocer la situación de González.