• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

El edificio San José se convirtió en un modelo de convivencia

Los habitantes del edificio San José fueron los principales promotores del acuerdo / William Dumont/El Nacional

Los habitantes del edificio San José fueron los principales promotores del acuerdo / William Dumont/El Nacional

Los ocupantes del inmueble expropiado hace 6 años acordaron el mes pasado una serie de normas de uso cotidiano

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A finales de septiembre, 49 vecinos del edificio San José de Los Palos Grandes suscribieron un Contrato Social que regula las bases para la convivencia de todos los miembros de esta comunidad. El documento se constituyó como reglamento interno que rige a todos los ocupantes de este inmueble.

El acuerdo estipula, entre otras cosas, dónde se debe colocar la basura, cuáles son los límites para los equipos de sonido, las remodelaciones que no deben hacerse, cómo debe ser la administración de áreas comunes, entre otras medidas.

Este es, en realidad, el epílogo de una historia que comenzó hace 6 años, cuando un decreto de expropiación emitido durante el mandato del ex alcalde metropolitano Juan Barreto permitió que 28 familias damnificadas de Blandín ocuparan este inmueble, ubicado en la 1° avenida, entre la 1° transversal y la avenida Francisco de Miranda.

El edificio estaba desocupado desde hacía más de una década, con todas las consecuencias de abandono que esto pudo ocasionarle a su infraestructura.

El gerente de Medios Alternativos de Resolución de Conflictos de la alcaldía de Chacao, Wilmer Hernández, recuerda que en aquella época los residentes de Los Palos Grandes veían a los ocupantes como invasores y se quejaban de las peleas y de la conducta un tanto anárquica que algunos manifestaban.

“Nuestra dirección trató de que los residentes del edificio San José conocieran al Juez de Paz y a toda la organización vecinal de la cual podían formar parte; pero no confiaban en nosotros y ni siquiera aceptaban la correspondencia que les mandábamos con el mensajero”, relata Hernández.

Pago pendiente

Como señala la creencia harto conocida, el tiempo se encarga de colocar todo en su lugar. Aunque, según Hernández, luego de seis años todavía no se ha ejecutado el pago de la indemnización, por concepto del inmueble expropiado, las familias que viven dentro del San José no sólo han logrado incorporarse a la comunidad sino que, además, son tomados por la Alcaldía de Chacao como ejemplo de convivencia.

“Funcionaron con sus normas internas durante cinco años, pero un buen día necesitaron regularizar su situación, y fue allí cuando acudieron hasta nosotros”, señaló. De esta coyuntura surgió una oportunidad: desde febrero a septiembre de este año se reunieron, expusieron sus problemas y manifestaron interés en suscribir el contrato que ahora regula la convivencia.

Diálogo ante todo

Manuel Colmenares, quien vive en el edificio San José, reconoce que la firma del Contrato Social ha contribuido a mejorar las relaciones internas con los vecinos y también con los edificios aledaños. Colmenares confía en el diálogo como herramienta para el entendimiento y se siente satisfecho de que el 80% de los vecinos participaran en las reuniones con la alcaldía y que luego suscribieran el documento. “Ahora cada vez que pasa algo, enviamos una comunicación y les señalamos la falta cometida. Buscamos que cambien la conducta errada y lo hacemos a través de la conversación”, explica este vecino, orgulloso de ser referencia para otros.

El Dato

Desde hace dos meses, en el edificio San José funciona una escuela de artes marciales que ofrece clases para niños y adultos, completamente gratis. Esta actividad ha contribuido a que otros residentes de la urbanización Los Palos Grandes se acerquen al edificio.