• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

En más de 300 ciudades meditaron por la paz

En la página web de la fundación El Arte de Vivir www.elartedevivir.org están las coordenadas del curso El Arte de Respirar | Foto: Henry Delgado

En la página web de la fundación El Arte de Vivir www.elartedevivir.org están las coordenadas del curso El Arte de Respirar | Foto: Henry Delgado

Personas de varios estados asistieron a la plaza Los Palos Grandes para participar en el evento El Planeta Medita 2013

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Victoria Márquez participó ayer por segundo año consecutivo en la meditación simultánea por la paz que se realiza desde hace 4 años en más de 300 ciudades del mundo –de Buenos Aires a Hong Kong–. Para acudir a la actividad, la mujer se vino a Caracas con un grupo de amigos desde su casa, ubicada en La Victoria estado Aragua.

A las 9:00 am el grupo de Márquez y otras personas, que respondieron a la convocatoria del evento El Planeta Medita 2013, organizada por la fundación El Arte de Vivir, estaban puntuales en la plaza Los Palos Grandes dispuestos a iniciar una meditación guiada.

El espacio público estaba repleto, quienes no lograron extender su mat o esterilla en la plaza, se ubicaron en la parte de arriba. Luego de unos  ejercicios de estiramiento de yoga, los organizadores dieron técnicas de relajación para meditar por 20 minutos. Los asistentes fueron guiados para cantar tres mantras. El primero fue el popular "OM" y la clausura fue emotiva, pues los asistentes cantaron la canción "En Venezuela".

“Nuestra misión en Venezuela es enseñar a las personas a mejorar la calidad la vida y a multiplicar la paz. Las emociones positivas se contagian”, concluyó Ocampo.


Canalizar las emociones.  “En el corazón de cada delincuente hay una víctima pidiendo auxilio”, con esa frase Francisco Moreno Ocampo, coordinador del evento, explicó que a través de las meditaciones que han realizado con presos de distintos países han entendido que las personas recurren a la violencia porque no tienen las herramientas para canalizar sus frustraciones.

“Nuestras emociones afectan nuestra respiración y la respiración puede modificar nuestras emociones. Por eso en nuestros cursos enseñamos a respirar y les decimos a las personas que si ponen atención en las cosas que no pueden controlar, se van a sentir mal. Por lo general ponemos excusas a nuestro estrés y se lo atribuimos a la situación país o al trabajo, pero la paz está en nosotros”, dijo.