• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Hay una ciudad de Belén escondida en La Pastora

El nacimiento en la casa de la familia Mora ocupa tres habitaciones. En total, mide 25 metros cuadrados

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando Roberto Mora era un chiquillo -hace 60 años-, su tío Ángel Marino le puso una imagen del Niño Jesús en los brazos y le pidió que continuara una tradición. "Me dijo que siguiera haciendo el nacimiento, aun cuando él no estuviera", recuerda.

Mora honró su palabra. Hoy en día, ese mismo Niño Jesús recibe a todo el que entra a su casa; el nacimiento en su residencia, ubicada en La Pastora, ocupa tres habitaciones. Si se mira desde cada ventana se observarán reflejados varios momentos vinculados al alumbramiento del hijo de Dios: el nacimiento de Jesús, la aparición del ángel Gabriel a los pastores, el pueblo de Belén, el palacio del rey Herodes y la huida a Egipto.

Cada año, Mora y su esposa Milagros agregan algo nuevo al pesebre. Así ha sido durante 41 años. Tanto que ahora el pesebre mide 25 metros cuadrados. "Las personas dicen que la Navidad es una fiesta, pero en realidad es una época para reflexionar sobre lo que hemos hecho durante el año, sobre cómo nos portamos y para avanzar espiritualmente. Yo crezco cada vez que crece el nacimiento. Mi alma evoluciona junto con él", asegura Mora.

Este año, por ejemplo, el establo donde María dio a luz es nuevo, así como algunos árboles y la grama. Los Reyes Magos se acercan al sitio desde otro camino, y Mora trabajó en que todo se viese mejor proporcionado. Esa es una de sus mayores preocupaciones.

Cada una de las más de 100 figuras del nacimiento mide 30 centímetros de alto, todas están hechas de pasta de madera y tienen los ojos de vidrio. "Las figuras son de origen español y cada vez son más difíciles de conseguir. La mayoría son las piezas originales", asegura.

La residencia de los Mora es sede del Oratorio Musical Nuestra Señora de Guadalupe, y por muchos años también fue el sitio en el que funcionó la Casa Hogar Nuestra Señora de Guadalupe, con la que dieron cobijo a 33 niñas huérfanas a las que enseñaban a tocar el piano y con quienes recorrieron el mundo dando conciertos. Hasta el Papa Juan Pablo II escuchó su música. Mora dice con una sonrisa que ya no es tan joven como antes, por eso cuando desea cambiar algo de posición o hacer alguna añadidura pide ayuda a algunas de sus hijas.

Un regalo de Navidad. El nacimiento está ubicado en la entrada de la casa para que todos puedan verlo, pero cada rincón de la vivienda de Roberto y Milagros Mora esconde una sorpresa.

Tienen una capilla, bautizada con el nombre de Ángel Marino. Allí hay una figura de 30 centímetros de alto por cada uno de los personajes del santoral católico. Al entrar un poco más, un conjunto de figurillas forman una ciudad de nieve y al fondo hay un segundo nacimiento. "El de mis hijas", afirma Mora.

También poseen la imagen de una virgen de Lourdes con más de 100 años de antigüedad. Pero en la víspera de Nochebuena el protagonista vuelve a ser el nacimiento de la entrada, el legado del tío Marino.

Esa noche colocan frente al pesebre un gran mesón lleno de regalos que obsequian a aproximadamente 40 niños de la parroquia. El pesebre fue reconocido por la Jefatura Civil como el mejor nacimiento de la parroquia y declarado Patrimonio Histórico de La Pastora por la Alcaldía de Libertador hace tres años.

"Mi tío no me dejó dinero, sino una obra. Por eso nosotros estipulamos que cuando ya no estemos la casa no se venderá ni se alquilará, sino que deberá ser un lugar en el que se siga practicando la religión católica". La próxima innovación será encontrar el mecanismo para que el nacimiento amanezca y anochezca.