• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

La carretera Mamera-El Junquito quedó inconclusa

Carretera Mamera - El Junquito | Foto: Williams Marrero

Carretera Mamera - El Junquito | Foto: Williams Marrero

Algunos tramos de la vía carecen de señalización y de alumbrado público, no tiene aceras ni caminerías y se registraron cinco deslizamientos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Superado el kilómetro nueve de la nueva carretera Mamera-El Junquito, una grúa parece haberse quedado paralizada en el tiempo. La pala quedó a medio camino entre una piedra y los escombros que se suponía debía levantar. Una capa de polvo cubre el asiento del conductor y una fina hilera de plantas trepa por el automotor.
Como el vehículo, las obras en esa vía, inaugurada por el presidente Hugo Chávez en Consejo de Ministros –transmitido en cadena nacional–, quedaron estancadas tras su puesta en funcionamiento el 20 de septiembre. Las aceras y caminerías son las grandes ausentes. La reducción de la velocidad queda al libre albedrío de los conductores y, tal como la pala de la grúa, la instalación de los postes de alumbrado se quedó a medio camino.
Cinco deslizamientos se registraron a lo largo de la montaña. El único trabajo que se observó en los 10,48 kilómetros de recorrido fue la construcción de una pantalla atirantada cuyos trabajos comenzaron hace más de tres meses. Un poco más arriba, un deslizamiento activo amenaza con obstruir los dos canales de la vía en sentido a la autopista Francisco Fajardo.
El lunes a las 6:00 am, las familias que viven en el eje de la carretera efectuaron una manifestación con tres objetivos: la conclusión de las obras, la eliminación de un botadero de escombros y más seguridad.
“Uno se cansa de acudir a las instancias correspondientes sin obtener soluciones concretas. Cada vez que llueve hay deslizamientos y toda esa tierra y piedras caen en la vía, el alcantarillado está mal construido, se tapa porque es muy angosto, no tomaron en cuenta la recolección de las aguas negras y blancas. Hicieron la carretera y no consideraron que somos seres humanos los que vivimos aquí”, afirmó Virginia Medina, vocera del Consejo Comunal El Naranjal.
La señalización de la vía se limita al límite de velocidad permitido, de 30 kilómetros por hora, e indicar la cercanía de curvas pronunciadas. De resto, no hay forma de saber qué kilómetro transitan los conductores.

Proyecto eléctrico. La construcción de esa carretera se prolongó por más de cinco años. La Fundación Fondo Nacional de Transporte Urbano retomó en 2007 el proyecto iniciado por la Alcaldía Metropolitana y abandonado por falta de presupuesto cuando tenía 23% de avance. La última inyección de dinero que hizo el Gobierno para finiquitar la construcción fue de 111,3 millones de bolívares.
En el eje de la carretera conviven 3 comunidades rurales: El Naranjal, Hierba Buena y La Peña parte baja. Suman alrededor de 400 familias dedicadas a la agricultura. “Constituimos una mesa de energía. En 2007 nos aprobaron los recursos para desarrollar un proyecto eléctrico, pero no tuvimos acceso al dinero sino hasta 2009; para entonces, era insuficiente. En septiembre de 2012 se dijo que con el dinero excedente de la construcción de la vía, Fontur contrataría a una empresa para desarrollar el proyecto eléctrico, pero la burocracia no ha permitido que empiecen los trabajos”, declaró Medina. Agrega que para usar la lavadora debe desenchufar la nevera.
La iluminación ayudaría a reducir la inseguridad. La vocera del consejo comunal asegura que el sitio se ha convertido en un área para depositar cadáveres. Dice que han encontrado cinco cuerpos en la vía. “Es poco el patrullaje. Lo que realmente queremos es que haya puntos fijos de control de la policía o la Guardia Nacional”.

No quieren el botadero. En lo alto de la carretera hay un botadero de escombros. Salvador Torrealba, del Consejo Comunal Hierbabuena, sostiene que lo que comenzó siendo un sitio para depositar tierra seca, ahora recibe cualquier tipo de basura. “Cuando llueve, todo eso cae a la vía. Solicitamos a la Alcaldía de Libertador el cierre del botadero”, dijo Torrealba.