• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Clínicas incrementaron personal de seguridad nocturna en emergencias 

“Todas las grandes clínicas tienen circuito cerrado de televisión”.Cristino García, director ejecutivo de la Asociación Venezolana de Clínicas y Hospitales | Foto: Leonardo Guzmán

“Todas las grandes clínicas tienen circuito cerrado de televisión”.Cristino García, director ejecutivo de la Asociación Venezolana de Clínicas y Hospitales | Foto: Leonardo Guzmán

Circuito cerrado de televisión es una constante en los centros privados de salud caraqueños como herramienta ante alguna eventualidad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde las 5:30 pm hasta las 9:00 pm las clínicas de Caracas van cerrando sus puertas principales para dejar abiertas únicamente las entradas de emergencia. Algunos vigilantes, que han aumentado con el tiempo, custodian las áreas que se mantienen francas durante toda la noche. Dependiendo de la zona donde se encuentre la clínica, las medidas varían.

La utilización de más herramientas tecnológicas y más personal de vigilancia son características comunes en todos los centros privados de salud que han buscado incrementar la seguridad, y así mantener al personal y a los pacientes protegidos contra la inseguridad en la que está sumergida Venezuela. Hasta ahora los delitos comunes son los hurtos de celulares.

“Todas las grandes clínicas tienen circuito cerrado de televisión. En Caracas es variable el índice de inseguridad; hay zonas es las que es mucho más elevado, como en San Bernardino por ejemplo, mientras que en el este es más o menos estándar”, aseguró Cristino García, director ejecutivo de la Asociación Venezolana de Clínicas y Hospitales.

García dijo que los grandes centros de salud de San Bernardino tienen sistemas de circuito cerrado de televisión, y que a partir de las 10:00 de la noche se ha reforzado la vigilancia privada.

“En la clínica La Arboleda se han registrado algunas situaciones en las que han llegado motorizados cuando están atendiendo a uno de ellos, pero no ha habido agresiones a enfermeras o doctores”, dijo.

El este. Cada caso es particular pues en la clínica El Ávila, localizada en el noreste de la ciudad, se han reportado robos durante los fines de semana cuando la afluencia de personas es menor, afirmó la encargada de un local del centro de salud, que prefirió mantener su identidad en el anonimato. También la agencia de  banco que está al lado de la clínica es objetivo constante de la delincuencia.

“Hay cámaras de seguridad en todos los pisos de la clínica. Son más de 100 y el monitor está ubicado en un centro de operaciones. Hay 2 turnos con 6 vigilantes en cada uno”, detalló Aníbal Cermeño, trabajador de seguridad de la clínica.

En la clínica Metropolitana la inseguridad también ha actuado los fines de semana; relatan algunos trabajadores que dijeron que anteriormente hubo hurtos en el área de emergencia hasta que implementaron el uso de tarjetas magnéticas para ingresar y la colocación permanente de un custodio.

70 vigilantes aproximadamente integran el personal interno y de una compañía externa. El monitoreo del sistema de circuito cerrado es de 24 horas, indicó Alí Briceño, jefe de Seguridad de la clínica, quien aseguró que la emergencia es la única que tiene actividad y está mejor chequeada en la noche.

La clínica Santa Sofía, pesar de estar en una zona residencial tranquila y no tener reportes de delitos, ha aumentado la cantidad de cámaras de seguridad a más de una centena, que están conectadas al circuito cerrado de televisión. Además, hace año y medio contrataron a una empresa de seguridad externa. En total son 38 custodios.

El Centro Clínico Materno Leopoldo Agerrevere cierra las puertas del área de emergencia a las 8:00 pm, pues sus alrededores son más peligrosos en la noche. La entrada principal permanece abierta para público en general.

El oeste. La clínica Loira y el Hospital de Clínicas Caracas son las únicas del oeste que cierran sus puertas principales a las 9:00 de la noche. Las demás comienzan a cerrar a las 5:30 pm, como el caso del centro Luis Razetti que anteriormente lo hacía a las 7:00 pm. La inseguridad en la zona las obligó a dejar abiertas solamente las entradas de emergencia desde más temprano y con vigilancia permanente.

En este centro hay pocas cámaras de seguridad; sin embargo, hace dos meses contrataron más personal de seguridad. En total son seis. Los alrededores, aseguran médicos, son peligrosos por lo que los que entran en el último turno, a las 7:00 pm, no salen hasta la mañana del día siguiente.

El principal problema en la Loira son los alrededores. Sin embargo, cierra las puertas principales a las 9:00 de la noche.

“Aquí roban a la hora que sea. Siempre pasan funcionarios policiales porque aquí atienden a gente asegurada del gobierno, pero ellos pueden estar aquí en la entrada y a una cuadra pueden estar robando unos motorizados. No es todo el tiempo, pero ocurre”, relató uno de los taxistas que trabaja allí.

El cierre de La Arboleda es a las 8:00 pm. Enfermeras han escuchado que personas entran esporádicamente a las habitaciones y roban. También han contratado más personal de seguridad y son en total ocho personas por turno.

Cuartos de seguridad y salidas secretas

Una particularidad en las medidas de seguridad la tiene el Hospital de Clínicas Caracas pues cuenta con cuartos en los que médicos y pacientes del área de emergencias pueden resguardarse en caso de alguna eventualidad, dijo un especialista del centro.

Agregó que también en la clínica existen salidas secretas que solamente conoce el personal y que son las que se deben utilizar en casos de peligro, que aún no han ocurrido. Hasta hace pocas semanas han colocado más cámaras de seguridad.