• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

La calle, corriente alterna

Chacao | Foto: David Maris

Chacao | Foto: David Maris

En la calle Sucre de Chacao se concentra una importante venta de materiales eléctricos, que se mezcla con terrazas y cafés, y puestos de empanadas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Por estos días en que trancan a cada rato la avenida Francisco de Miranda (justo a la altura de la estación del Metro de Chacao), por protestas de diverso tenor, contrasta lo fácil que puede ser moverse a pie por esta zona y lo duro que es andar por allí en carro.

Eso es así porque Chacao se ha transformado en una centralidad, destino de muchos viajes en nuestra ciudad y ello se debe en gran parte a su vitalidad comercial, pero también a la calidad de sus espacios y a la diversidad y calidad de actividades municipales gratuitas que en ellos se desarrolla.

Transitar por sus calles es tropezarse con una fuerte movida relacionada con sus servicios financieros, comerciales y burocráticos. Las transformaciones realizadas en los últimos años en las aceras de la avenida Francisco de Miranda y en algunas calles cercanas permiten al peatón transitar con fluidez y se agradece la presencia de mobiliario que hace posible que la gente se siente a descansar o a contemplar lo que sucede. Parece lugar común, pero nunca está de más señalar que es el automóvil el que aporta mayor congestión y caos en el devenir urbano de esta zona.

De cables y brakes. Dentro de la variada oferta de este polo comercial es significativa la presencia de tiendas de materiales eléctricos en la calle Sucre, a una cuadra del Metro.

Gracias a ellas, entre otros aspectos, esta calle tiene un perfil bastante peculiar: su movimiento comienza a las 7:00 am (horario, dicen, de profesionales), por lo que se puede aprovechar desde temprano. Quizá por ser "tempranera" se complementa con varios locales que venden empanadas.

Allí se puede conseguir desde un fusible hasta sofisticados equipos de iluminación, y se puede contar con los consejos que ayudan a resolver problemas a más bajo costo. Existe competencia con los precios, así que moviéndose de tienda en tienda, comprando aquí y allá, puede haber un ahorro significativo. No es una de esas calles "industriales" de panorama desolador; por el contrario, hay alternativas para disfrutar en cafés y terrazas.

Existe cierto encanto visual en las vitrinas de lámparas, luces de distintos tonos y temperaturas, por lo que también puede tener algo de regodeo estético visitarla. Además, es interesante su configuración, porque en su mayoría las tiendas se ubican en los cuerpos bajos de los edificios, algunos de ellos muy singulares. Una referencia obligada para todo aquel que necesite resolver una instalación eléctrica.

¿Iniciativa privada?

En los alrededores cercanos no existe ninguna oferta de actividades que lleve a cabo el sector privado y que sean gratuitas. Lo más cercano y notorio está en la plaza de La Castellana, en el Centro Cultural BOD-Corp, que tiene un programa de exposiciones y algunos espectáculos gratuitos.

Llama la atención que con tantas tiendas eléctricas no se haya acordado implementar una medida que convierta a la calle Sucre en determinadas festividades, como Navidad, en un espacio reconocido de la ciudad.

Material y experiencia tienen de sobra. Algo así, sin ser una oferta permanente, haría sentir que los comerciantes le devuelven a la calle un poco de lo que los nutre.