• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Esperan por el presidente Maduro para poner en servicio el Cabletren

Cabletrén | William Dumont

Cabletrén | William Dumont

El ministro de Transporte Terrestre, Haiman el Troudi, realizó la inspección final del sistema

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Cabletren de Petare se desplaza desde hace varios días entre las estaciones 5 de Julio, 19 de Abril y Petare II. Va de un lado a otro sin pasajeros. Ayer, Haiman el Troudi, ministro de Transporte Terrestre, hizo la inspección final del sistema y aseguró que la obra está preparada para prestar servicio.

“Solamente estamos a la espera de que se incluya en la agenda del Presidente de la República para hacer la correspondiente inauguración. Estamos haciendo una inspección de cierre para verificar la puesta a punto de todo el equipamiento”, afirmó.

En la estación 5 de Julio ­–donde hizo el anuncio– se observa a algunos obreros que dan los toques finales al friso de la fachada. En esa parada está ubicada la maquinaria para controlar el sistema. Los trenes operan sin necesidad de conductor, por lo que una vez inaugurado el servicio, vendrá una etapa de inducción de 17 días para educar a la comunidad sobre el funcionamiento. “Daremos indicaciones sobre el comportamiento, la actitud ciudadana para preservar las instalaciones y cómo reaccionar ante situaciones inesperadas. Aunque debemos señalar que este es un sistema muy confiable, de los más seguros del mundo”, afirmó El Troudi.

Las inducciones se harán de lunes a viernes, de 9:00 am a 1:00 pm, y los sábados y domingos de 9:00 am a 4:00 pm.

Al entrar, un par de ascensores conducen a los usuarios al nivel del andén, dotado con puertas automáticas sincronizadas, que se abrirán únicamente cuando el tren haya llegado a la estación. En ese nivel todo está debidamente señalizado. En la planta baja falta colocar la información de las tarifas, que serán similares a las del Metro de Caracas. Sin embargo, cuando empiece operaciones el servicio funcionará de forma gratuita hasta que haya terminado el proceso de familiarización de los usuarios con el sistema. En principio funcionarán dos trenes (uno en cada sentido). Al inaugurarse la segunda fase, en 2015, dos trenes más entrarán en operación.

El sistema cuenta con la certificación de la empresa alemana TÜV Rheinland, que audita y certifica la seguridad y calidad de vehículos ferroviarios.


Residentes agradecidos. El Cabletren cambió el paisaje desde la vivienda de Raúl Sánchez. Antes de la obra, recuerda que frente a su casa había ventas de licor y música a volumen elevado. “El cambio es notorio. Hago un llamado de atención a nuestros vecinos para que evitemos afear lo que nos arreglaron. En la parte de abajo hay un bote de basura, pese a que en las entradas de los barrios 5 de Julio y 12 de Octubre pusieron contenedores. Debemos ser conscientes, pues se trata de un paso peatonal”, opinó.

El año pasado, en la ruta que cubre el Cabletren se inauguró un parque infantil, una cancha deportiva y un gimnasio al aire libre. También se hicieron arreglos en las fachadas de las casas. Sánchez recuerda que falta por completar las aceras frente al sector La Cauchera, pues hasta ahora sólo están puestas, cual piezas de rompecabezas, algunas planchas de concreto.


Inversión menor. En 2008, el presidente Hugo Chávez aprobó el proyecto, que empezó a ejecutarse en noviembre de 2011. Eduardo Páez-Pumar, director de la Asociación Integral de Políticas Públicas, señaló que pudieron construirse soluciones alternativas para Petare Norte a un costo menor. “Una ruta para autobuses cuesta 6 millones de dólares por kilómetro y atiende a 8.000 pasajeros por hora. El Cabletren atiende a 3.000 pasajeros por hora y podría verse saturado por el grupo que venga del Metro de Guarenas-Guatire y quiera empalmar con la Línea 1”, dijo.


Las Cifras

440 millones de dólares es el costo total del Cabletren, diseñado para movilizar a 40.000 personas por día, distribuidas en 3.482 pasajeros por hora en cada sentido 

400 petareños debieron ser reubicados por la construcción del servicio, entre vendedores ambulantes y ciudadanos que residían en el eje de la carretera Petare-Santa Lucía. Los comerciantes informales, 310 en total, fueron reubicados en un mercado de economía popular