• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Un bosque verde pierde terreno por vertedero de Caicaguana

En la calle principal de Caicaguana funciona un vertedero municipal | Foto: Ernesto Morgado

En la calle principal de Caicaguana funciona un vertedero municipal | Foto: Ernesto Morgado

Denuncian que el botadero de escombros de El Hatillo afecta la quebrada Corralito, declarada patrimonio natural

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando Iván Cherry se mudó a la urbanización Altos de Villanueva, en El Hatillo, nunca imaginó que tendría un basurero frente al balcón de su lujosa residencia. El hombre vive en uno de los 144 apartamentos de ladrillo de ese conjunto urbanístico cuyos amplios ventanales están orientados hacia la montaña y desde los cuales se observa una lengua de escombros y basura que cae hacia el precipicio.
“En vez de disfrutar del bosque verde, tenemos que soportar la contaminación visual que producen los escombros que ruedan cuesta abajo”, dice el vecino, para quien la situación empeoró el último año, pues asegura que el vertedero, localizado en la avenida principal de Caicaguana, se transformó adicionalmente en un estacionamiento para camiones de basura que llegan de todas partes de Caracas.
Cherry reconoce que los funcionarios del Instituto Autónomo de Gestión Ambiental han recibido a los vecinos y han escuchado las quejas, pero lamenta que eso no se traduzca en la solución del problema, sino que, por el contrario, ha recrudecido.
“El área de Gestión Ambiental de la Alcaldía conoce el problema, pero no le ha prestado atención. Ni siquiera hemos sido nosotros los que nos hemos quejado, lo ha hecho la junta de condominio, pero aún así siguen botando escombros”, dijo Cherry.

Delito ambiental. Frank Bracho, residente del sector, recuerda que el bote de escombros en ese sitio afecta la quebrada Corralito, declarada patrimonio natural en 2005, y viola la Ley Forestal de Suelos y Aguas porque se trata de una zona protegida.
El lanzamiento de los desechos de la construcción al despeñadero sin control ambiental alguno afecta también las quebradas Tusmare y Prepo, a donde van a parar cabillas, plástico y restos de cemento que destruyen la vegetación.

Mal necesario. William Manzo, dueño de la empresa Sertrama C.A., encargada del vertedero de desechos sólidos en Caicaguana, cree que la disposición de los escombros en el lugar es un mal necesario, en vista del crecimiento acelerado que ha registrado el municipio en los últimos años.
Manzo aclaró que el vertedero es un sitio de transferencia de basura, donde los camiones pequeños trasladan los desechos a los de más capacidad, que posteriormente llevan la carga a La Bonanza.
Reconoció que hay vehículos que dejan constantemente escombros en el sitio, pero insistió en que son aplanados y compactados en una especie de terraza. Negó que caigan en la quebrada.
“No hay otro sitio donde botarlos. Creo que todo está en manejar el trabajo con cuidado para que no haya problemas”, agregó Manzo. Afirmó que muchas personas prefieren cancelar 150 bolívares para dejar los escombros en el lugar, antes que pagar 3.000 por llevarlos hasta La Bonanza.

A largo plazo
El director del Instituto Autónomo de Gestión Ambiental, Frank Huiza, ratificó que el vertedero de Caicaguana sólo sirve para la transferencia de los desechos a los camiones que los llevan a La Bonanza. “Allí no hay ni zamuros. Eso significa que no hay material orgánico descompuesto”, apuntó.
Huiza justificó la disposición de los escombros en el vertedero al explicar que se trata de un municipio en constante expansión que no cuentan con terrenos para ese propósito. Considera que la situación ha mejorado durante su gestión: “Antes se tiraban los sacos de escombros en cualquier esquina. Ahora contamos con maquinaria que los compactan”, agregó. Apuntó que los desechos representan un problema que debe corregirse a largo plazo y que amerita una inversión.