• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

La batalla peatonal por el puente

En las horas pico un torrente de gente se mueve entre El Rosal y Las Mercedes, y lo hace a través de un espacio hostil /

En las horas pico un torrente de gente se mueve entre El Rosal y Las Mercedes, y lo hace a través de un espacio hostil /

La conexión El Rosal-Las Mercedes aglutina un túnel maloliente, un puente patrimonial donde no caben los viandantes y un elevado que desfigura el paisaje

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La construcción de la nueva y amplia acera frente a los dos edificios de Banesco en El Rosal ponen en evidencia el espanto y la inercia de la conexión peatonal con Las Mercedes, por donde se mueve muchísima gente a pie, sobre todo en horas pico. El túnel debajo de la autopista es un residuo que muta en boca de lobo en las noches. Delante de las figuras alegóricas en relieve del puente de Las Mercedes (1945) pasa un caudal de viandantes que se desborda de la diminuta acera, tomando a su riesgo casi un canal de la calzada. Y el elevado trunca el paisaje urbano y la continuidad funcional, al negar la posibilidad de un paseo peatonal entre la Río de Janeiro y la principal de Colinas de Bello Monte por la ribera del Guaire.

A ese panorama antipeatonal se le sumaría un nuevo factor: dentro del Plan de Movilidad que informó el Ministerio para el Transporte Terrestre se señala una rampa de acceso a la avenida Principal de Las Mercedes desde la autopista Francisco Fajardo, que complicaría la posibilidad de transformar ese espacio urbano en función de la movilidad peatonal. Una transformación que implicaría, además, dedicar espacio de la calzada exclusivamente para el transporte público y las bicicletas y ampliar peatonalmente el puente de Las Mercedes, respetando la pieza patrimonial.

En este punto ese es el panorama que están obligadas a afrontar las autoridades locales que se elijan en diciembre (para Chacao y Baruta), aunque ayudaría que lo que queda de gestión nos dieran buenas noticias en relación con esa posibilidad. Para reflexionar sobre este reto y oportunidad, nos reunimos, in situ, con Tomás de La Barra, arquitecto-urbanista consultor de la firma Modelística.


Tomás de La Barra

Construir un canal para el BRT (Bus Rapid Transit) conectado con la autopista de Prados del Este sacaría un montón de carros de la ciudad, ya que la única vía para entrar es la Principal de Las Mercedes, que si ahora está congestionada, una salida de la autopista Francisco Fajardo en esta conexión El Rosal-Las Mercedes, mataría esa posibilidad. Y en el momento en que crees una línea dedicada al transporte público en Las Mercedes tendrías que rescatar todo el espacio peatonal que hay allí. Una oportunidad maravillosa para hacerlo.

El elevado, a pesar de que tiene más distancia con los semáforos, aquí se podría eliminar, como se quitó el de la Nueva Granada y no pasó nada. La racionalidad dice que tienes que darle preferencia a la cantidad de gente que camina, que es más que la que se mueve en carro. En este punto se puede diseñar una intersección agradable y la va a usar mucha más gente. El elevado siempre es una estructura agresiva, que suele trancarse arriba y abajo, y que le fastidia la vida a la gente abajo.

No se pueden crear soluciones viales sin sacar cuentas primero. Es como construir edificios sin calcular. Ni hacerlas sin preguntarle a nadie. Cuando Carlos Andrés Pérez montó los elevados lo hizo sin consultar. No puede ser que sigamos con la misma mala práctica. El punto de vista de la gente tiene un valor, más en un gobierno que defiende la participación. Porque, al final, los espacios los hace la gente.

Hay individuos, grupos, instituciones, que están haciendo mucho por el rescate de los espacios públicos. La Alcaldía de Libertador y Pdvsa La Estancia se han lucido en ese sentido, entonces no tiene sentido que un ministerio imponga una estructura que estaba engavetada, como en el caso del elevado de Los Dos Caminos. Este tipo de procedimiento mata muchas posibilidades de intervención urbana. Nosotros estamos viendo las ciclovías y los canales de los BRT como una oportunidad para rescate del espacio, rehumanizar la ciudad.