• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

El asfalto escasea en fábricas estatales

Las calles de El Banqueo y zonas aledañas de Miranda muestran problemas de mantenimiento a pesar de la cercanía de una institución oficial dedicada a la producción de asfalto | Foto: El Nacional

Las calles de El Banqueo y zonas aledañas de Miranda muestran problemas de mantenimiento a pesar de la cercanía de una institución oficial dedicada a la producción de asfalto | Foto: El Nacional

Un grupo de 51 trabajadores de la empresa de vialidad del MTT elaboró un informe en el que se afirma que el bajo nivel productivo de de la institución beneficia a contratistas y empeora deterioro vial

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Kilómetro 12 de la carretera Caracas-El Junquito. Hay tramos completos donde la acera y la calzada están a la misma altura y se confunden. La diferencia entre ambas, que debe ser de por lo menos 10 centímetros ­de acuerdo con las normas técnicas­ desapareció después de que la empresa Vialidad y Construcciones Sucre, adscrita al Ministerio de Transporte Terrestre y responsable del proyecto, terminó las labores de asfaltado. "El agua se mete en el negocio de al lado cuando llueve", dice el carnicero Geovanny Calderón, que se siente afortunado de que el alcantarillado lo proteja de la suerte de su vecino.

El uso excesivo de asfalto en un tramo tan corto de carretera ­la zona afectada se extiende cerca de medio kilómetro­ fue incluido en un informe de 500 páginas que un grupo de 51 trabajadores elaboró, para denunciar lo que califican de irregularidades cometidas en la empresa.

Carlos Contreras, Alain Aponte, Jesús González, Jesús Delgado y Luis Frómeta, en representación de sus compañeros, presentaron el expediente ante la Presidencia, la Vicepresidencia, el Ministerio Público, la Fiscalía Militar, la Contraloría y la Asamblea Nacional, entre mayo y julio pasado. En el texto se indica lo siguiente sobre la obra de El Junquito: "Los volúmenes de asfalto son cuatro veces más altos en relación con el área proyectada".

La historia del material desperdiciado es apenas reflejo de una gran contradicción. Vycsucre dispone de tres plantas en El Banqueo (Miranda), Cura (Carabobo) y Fuerte Tiuna (Caracas), que funcionan a una fracción de su capacidad. En conjunto fabricaron sólo 45.000 toneladas de mezcla asfáltica en 2011, de acuerdo con la más reciente Memoria y Cuenta del Ministerio de Transporte Terrestre. Sin embargo, sólo la planta de Miranda es capaz de producir entre 500.000 y 600.000 toneladas anuales, confirmaron fuentes internas. La cantidad de material elaborado el año pasado le parece ínfima a Geovanni Bianco, directivo del Colegio de Ingenieros de Venezuela: "Es como un grano de arena en la playa".

La organización gremial calcula que más de 80% de la vialidad nacional presenta fallas, incluidos graves problemas de pavimentación. El bajo desempeño que afecta la compañía, creada en 2005 directamente por el presidente Hugo Chávez, no ayuda a cumplir el propósito de la institución que debería ser la gran herramienta del Estado para la creación y el mantenimiento de autopistas y carreteras del país.

Baja producción. Un ejemplo puede ilustrar el aporte limitado de Vycsucre: en sólo 15 kilómetros del tramo Aragua de la Autopista Regional del Centro se emplearon 18.000 toneladas de asfalto, según un boletín de la compañía de octubre de 2011. A ese ritmo, toda la producción del año pasado hubiera servido para atender apenas 40 kilómetros. "Casi nada", insiste Bianco.

La Memoria y Cuenta indica, por ejemplo, que Vycsucre destinó 18.000 toneladas de mezcla asfáltica para el plan Fiesta del Asfalto del Gobierno del Distrito Capital, lo que representó menos de 10% de las más de 168.000 toneladas que se vaciaron en Caracas en 2012.

Aunque los promotores del programa reivindican los resultados, los detractores afirman que basta con observar el estado de las calles para constatar que no ha sido suficiente la cantidad de asfalto esparcida: vecinos de El Junquito ­donde se habían colocado hasta finales de 2011 más de 2.000 toneladas­ consideran que esa carretera destaca entre las más deterioradas de la capital. También en Antímano, Montalbán, Ruiz Pineda, Las Adjuntas y Macarao, por ejemplo, es obvio el estado de abandono, según conductores.

Sin respuesta

Entre los días 22 y 24 agosto se hicieron gestiones formales para obtener entrevistas con Juan García Toussaintt, ministro de Transporte Terrestre, y con el capitán Jorge Díaz Angulo, presidente de la empresa Vycsucre. Ninguna de las comunicaciones que se remitieron vía fax y correo electrónico fueron contestadas. Una respuesta del personal del prensa del ministerio apenas se limitó a señalar que la petición estaba en fase de consulta.

Omisión en Miranda

El bajo nivel productivo de la fábrica de El Banqueo no sorprende a algunos empleados de Vycsucre, que consideran que no hay interés en que la planta opere a toda su capacidad: "Puede ser que haya quien gane comisiones por comprar afuera la mezcla que no se produce aquí y por malgastarla en obras como la de El Junquito". La denuncia señala que los responsables de la compañía pública cedieron la operación a privados, que se benefician de la precaria situación existente.

La cantera donde funciona la planta mirandina fue adquirida en 2006 por el Gobierno por un monto de, aproximadamente, 12 millones de bolívares (12 millardos antiguos) con apoyo de un crédito adicional de la Asamblea Nacional.

La maquinaria en su mayoría fue entregada por Petróleos de Venezuela, indicaron los trabajadores, aunque la empresa brasileña Odebrecht también donó equipamiento, según registros de Vycsucre.

La inversión estatal y los bienes cedidos, sin embargo, no han sido suficientes. En las comunidades adyacentes a El Banqueo anhelan el producto de la planta. Las vías que conducen a las instalaciones de la empresa pública están marcadas por grietas. "Parece que no existiera la cantera. De allí no obtenemos beneficios los pobres. No sabemos qué es caminar sobre pavimento", dijo Bárbara Rodríguez, quien considera que no hay explicación que permita entender esa paradoja.

Aprobación presidencial. La administración de Vycsucre ­cuyo capital es de aproximadamente 10 millardos de bolívares­ no se ha caracterizado por la continuidad. En 7 años de historia la empresa ha tenido 8 personas al frente: Carlos Bonillo, Julio César Alvarado, Julio César Pereda, Marisela Sánchez, Manuel de Jesús Molina, Francisco Garcés, Alcibíades Paz y Jorge Díaz Angulo. Cada uno de ellos, como consta en Gaceta Oficial, ha sido designado directamente por el jefe del Estado.

Garcés ocupó simultáneamente los cargos de ministro y presidente de Vycsucre. Pereda desempeñó otras posiciones: el día que renunció a la empresa anunció que se retiraba de las directivas del Metro de Los Teques, del consorcio Convialba y de la presidencia de la Empresa Mixta para la Producción de Insumos de Construcción.

Díaz Angulo, capitán del Ejército, de 32 años de edad, es el actual titular de la empresa pública, que tiene una nómina aproximada de 150 empleados y que a pesar de las denuncias de dificultades de gestión dejó ganancias por más de 260 millones de bolívares el año pasado, gracias a las contrataciones por parte de otros entes del Estado, según la Memoria y Cuenta del MTT de 2011.

Al capitán le han reclamado lentitud en la ejecución de los planes de recuperación de la maquinaria dañada (60% se encontraba inoperativa, de acuerdo con un inventario de la Dirección de Transporte, Mantenimiento y Planta de Asfalto de mayo pasado). También le han criticado decisiones sobre recursos humanos, que han creado un clima de conflictividad interna.

Una disposición que causó malestar fue la del retiro del personal que estaba a cargo de la cantera El Banqueo, el 14 de febrero pasado. Eso se hizo, según el informe, "sin permitir la realización de un acta de entrega, corriendo el riesgo de que tanto materiales como equipos y maquinarias puedan ser sustraídos sin el correspondiente control".

Los detalles del expediente están a disposición de las autoridades desde hace dos meses: la averiguación determinará si hay responsabilidades, como afirman los denunciantes.