• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Precauciones sí, miedo no

En la primera tertulia de este ciclo reunimos a dos fotógrafos (Sara Maneiro y Andrés Manner), un diseñador gráfico (Jaime Cruz) y un investigador de arte (Gerardo Zavarce)

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los adultos le dan forma a la ciudad, a su imagen y semejanza. Los niños no consiguen su espejo en esa urbe adulta. Las señales de tránsito y semáforos peatonales están fuera de su rango visual, los letreros no están colocados a su altura en las exposiciones, pocos parques se distinguen por un mobiliario singular, los árboles son objetos prohibidos para ellos.

Estas tertulias no convocan en principio a los niños, porque la idea es que los adultos reflexionen públicamente, se vinculen y proyecten acciones desde todos los escenarios posibles: la casa, el vecindario, el trabajo, la escuela, la plaza, el parque, la calle, y multipliquen esta visión de una ciudad que dé voz, espacio y autonomía a los niños.

Al final de este ciclo de cuatro tertulias organizaremos una acción callejera con niños donde queremos estén implicados artistas, escritores, gestores culturales, educadores, arquitectos, urbanistas, diseñadores, editores, ambientalistas, activistas.

Acá algunas notas sueltas surgidas en esta primera tertulia en la que juntamos arte, fotografía y diseño, en la que quedó claro que no se trata sólo de más espacios estancos para los niños, sino más calle, más callejeo.

Sara Maneiro y Andrés Manner

Estos dos fotógrafos han trabajado juntos desde hace años. Entre otros proyectos han realizado varias ediciones del taller “La ciudad observada”, suerte de “safaris” para cazar imágenes urbanas. Hasta ahora no lo han hecho con niños, pero les pica la curiosidad. “No tiene sentido que les enseñemos a ser seres domiciliados, con rutas y destinos fijos, con un solo paisaje”, dice Manner. Y Sara acota: “Estamos convencidos de que tomando fotográficamente Caracas también hacemos ciudad, porque este acercamiento a los espacios que nos circundan es una manera de ubicarnos y entendernos como ciudadanos. Claro que hay que enseñarles a los niños a tener precaución, pero no a tenerle miedo a la ciudad”.

En la tertulia mostraron fotos del Atelier Fotográfico que en 2005 realizó el fotógrafo David Damoison con jóvenes y niños de Las Mayas, Guaicaipuro y con un grupo de estudiantes del Colegio Francia. “En el taller se propició una aproximación a la condición urbana y suburbana, a través de la manera como se representan los espacios del barrio y de la ciudad, respectivamente. También se hicieron entrevistas a algunos jóvenes para conocer su apreciación de la ciudad y del barrio, de su condición de vivir y transitar entre ambos”.

Gerardo Zavarce

Gerardo es investigador de arte contemporáneo, forista y curador, para quien la condición del arte en el espacio público debería ser efímera, en constante proceso de renovación y revitalización, una “autoría colectiva” y no una imposición de pocos.

Su experiencia lo ha llevado a trabajar con la “FIA todo terreno”, con lo que denomina “pedagogías sensibles”. Curando intervenciones con artistas que llaman la atención sobre todo a los transeúntes. Su ámbito, la calle y las escuelas donde ha desarrollado proyectos, es el de la experimentación para “sorprender, sensibilizar, construir memoria”, por considera que “colocar una obra de arte no es educar”. Y añade: “Las escuelas deberían convertirse en centros culturales, que generen flujos, que se conviertan en faros simbólicos de la ciudad”.

Tiene dos proyectos en mente, “Yo quiero un parque” y “Parques portátiles”, que implican a artistas y diseñadores; uno para concebir mobiliario lúdico para los parques existentes, el otro para diseñar y generar parques que se desplieguen donde no hay espacio, como en los barrios. Por eso acota: “Deberíamos crear ejércitos de diseñadores y artistas que piensen en esa posibilidad”, porque lamentablemente “aquí el niño no es una preocupación porque no vota”.

Jaime Cruz

Director de la escuela de artes visuales, Pro Diseño, siempre ha tenido en la ciudad un insumo de trabajo, por eso muchas tesis terminan refiriéndose a lo urbano. La alianza con la UCAB, en el máster Diseño e Innovación Social, apunta a dar respuestas de diseño a necesidades concretas. Y ahora la ciudad pensada para los niños se convierte en una necesidad más.

“Esto que propone Caracas a Pie es un reto para nosotros. Desde pensar en las implicaciones del diseño en una ciudad para madres embarazadas, bebés, en niños y jóvenes adolescentes, es pensar también en una ciudad para todos los públicos sensibles, como discapacitados, personas mayores. Necesitamos construir una lista de espacios, de necesidades, para contribuir a la construcción de esa ciudad”.


Una vez abierta la conversa con el público surgieron inquietudes como esta: “En las leyes británicas un niño de 8 años puede cruzar solo la calle porque ya tiene tamaño para sobrepasar el capó y que lo vean los conductores” (Ana Cecilia). “Los ciudadanos deberían ser los nuevos artistas” (Douglas). “¿Cuántos de ustedes se han subido a un árbol? ¿Cuántos de sus hijos lo han hecho? El árbol es el gran artefacto lúdico, recreativo, pero en la ciudad eso está prohibido” (Alejandro). “Este tema habla de ‘accesibilidad universal’, y es ridículo que nuestras aceras tengan un metro y medio de ancho, cuando deberían tener cuatro o cinco metros, y, sin dudas, necesitamos una ciudad con más divertimento, con más colores” (Fran). “Debemos trabajar más sobre procesos, con propuestas constantes, en tiempos constantes” (Zaida).

Urbanismo+Arquitectura+Movilidad

La tercera tertulia de +Ciudad para los Niños, la realizaremos en el Museo Nacional de Arquitectura el próximo sábado 18 de mayo, a las 11:00 am. En esta oportunidad tendremos de invitados a Virginia Vivas (arquitecta, gerente de Patrimonio de Pdvsa La Estancia), Pablo Molina (arquitecto, coordinador del Servicio Comunitario de FAU/ UCV) y Daniel Ramírez (urbanista, ciclista del colectivo Ciclo Guerrilla Urbana).

La presencia oportuna de los parques infantiles y otros equipamientos (culturales, deportivos) que usan los niños, las formas de moverse por la ciudad de manera segura, la posibilidad de usar la bicicleta en los desplazamientos cotidianos, la construcción de identidades a partir de la memoria urbana. Otra oportunidad para debatir, vincular y proyectar acciones.