• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Ocho años en espera de que les entreguen terrenos

Los terrenos sobre los que deberían construirse las casas aún no tienen permiso de habitabilidad | Leonardo Guzmán

Los terrenos sobre los que deberían construirse las casas aún no tienen permiso de habitabilidad | Leonardo Guzmán

Los propietarios de Loma Linda denuncian que no pueden mudarse sin contar con los servicios públicos mínimos. La empresa promotora alega que no tiene recursos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Frente a los 804 metros cuadrados de su parcela en la urbanización Loma Linda, Miseleine Patiño recuerda todos los sacrificios que tuvo que hacer para adquirir un terreno en la cuarta etapa de ese desarrollo, localizado en el sector Caicaguana del municipio El Hatillo. Hoy, a ocho años de la compra, aún no ha podido habitarlo.

Ella, al igual que otras familias afectadas, firmó el papel de compraventa en la oficina de la empresa Diservima 26 C.A. El documento establecía que los trabajos correspondientes a las obras de urbanismo se realizarían en el lapso de un año. Eso nunca ocurrió. Pasaron los días, los meses y los años, y ni la vialidad ni los servicios de luz, agua y cloacas fueron instalados.

“Vendí mi vivienda para buscar una mejor calidad de vida y le dije a mis hermanos que hiciéramos una vaca con la liquidación de todos para poder comprar una parcela acá. No somos magnates, somos gente trabajadora, así que nos costó mucho adquirir ese terreno. Hoy estoy peor: vivo alquilada”, revela Patiño. Confiesa que, a pesar de no contar con los servicios, piensa mudarse a Loma Linda, pues no tiene para seguir pagando arrendamiento.

Una historia compartida. Así como Miseleine Patiño –quien asegura que en 2009 prometieron entregarle la parcela con todos los servicios incluidos, después de firmar un pacto de entrega con el ingeniero residente Antonio Hernández, y no le cumplieron–, otros propietarios relatan historias similares.

“Mi familia compró 3 terrenos de 576, 630 y 684 metros cuadrados, respectivamente, en 2008 y nos dijeron que en 2 años los servicios estarían funcionando. En 2010 vimos que no habían hecho nada. Cuando preguntamos, nos explicaron que muchos propietarios no habían cancelado. Posteriormente, la gente pagó y ellos no cumplieron”, aseguró Vanesa Bexiga, quien, hastiada de la desinformación, decidió acudir al Indepabis, al Ministerio de la Vivienda y Hábitat, al Ministerio Público y, más recientemente, al Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas para denunciar a la urbanizadora.

José Luis González es otro de los dueños de parcela afectados. En 2005 adquirió un lote de 630 metros cuadrados a un precio de 450.000 bolívares; 7 años después de la negociación, no ha podido comenzar a construir.

Al igual que los otros propietarios, acudió a los organismos del Estado para hacer el reclamo y ahora espera la respuesta a su denuncia. Un tanto resignado, admite sentirse cansado, pero asumió dos causas: advertir sobre las irregularidades a otros potenciales compradores, para que no les ocurra lo mismo, y alertar sobre el impacto ambiental de la construcción. Asegura que los arquitectos de las tres primeras etapas de Loma Linda no hicieron adecuadas canalizaciones de las aguas servidas y estas caen como una cascada sobre los terrenos de la cuarta etapa, donde él adquirió su parcela.

Respuesta pendiente

En la oficina de ventas de Loma Linda se solicitó hablar con Reinaldo Padrón García, a quien se identifica como apoderado legal del proyecto urbanístico, pero su hermano, Ricardo Padrón, explicó que se encontraba reunido y no podía emitir algún tipo de declaración. Padrón aseguró que esa empresa jamás ha cerrado su oficina de ventas ni ha dejado de dar la cara a los propietarios, sólo que actualmente no cuenta con los recursos financieros para instalar los servicios inicialmente planificados.

Habitabilidad depende de la vía

El director de Infraestructura de El Hatillo, Fernando Ramos, explicó que la alcaldía no tiene competencia para solucionar el problema de Loma Linda, pues se trata de un asunto legal y no técnico. Dijo que los proyectos urbanísticos normalmente siguen el mismo proceso: se solicitan los permisos, se construye y, posteriormente, se solicita la habitabilidad.

En el caso de la cuarta etapa de Loma Linda, la empresa no ha recibido el permiso de habitabilidad pues, de acuerdo con Ramos, no ha cumplido con su oferta de construir una vía de acceso a la urbanización, la Norte-Sur, que conecte las tres primeras etapas con Caicaguana y Lomas de La Lagunita. “Podemos colaborar, pero ellos son los que tienen que ejecutar”, añadió.