• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Talud dificulta acceso a viviendas en Casalta I

Derrumbes en los bloques de Casalta | RAUL ROMERO

Derrumbes en los bloques de Casalta | RAUL ROMERO

Los residentes de los edificios B y C tienen tres años esperando por un muro de contención

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Vecinos del bloque 20 de Casalta I esperan que las autoridades de la Corporación de Servicios de la Alcaldía de Libertador concreten el proyecto de construcción de una pantalla atirantada, o un muro de gavión, que permita contener un talud que desde hace tres años se deslizó hasta la entrada de sus residencias y les dificulta el acceso a sus hogares.

Los habitantes de los edificios B, C y D del bloque 20 se preguntan diariamente qué falta hacer para que les quiten la masa de montaña que aprisiona sus viviendas; cuando la urbanización ha sido visitada por bomberos, geólogos, topógrafos y hasta ingenieros, sin que les ofrezcan soluciones tangibles.

Lila de Guzmán, residente del primer piso del edificio C, teme que de un momento a otro colapse la edificación, pues explica que debajo del talud caído (a las puertas de las residencias) se encuentran las tanquillas que albergan los cables de electricidad, teléfonos y gas, servicio que está suspendido desde hace tres años.

“No es cuestión de que se lleven las ramas y arrimen un poco la tierra. Tenemos miedo de que ocurra un nuevo deslizamiento producto de las lluvias y quedemos tapiados o incomunicados”, dijo la vecina.

Manuel Corredor, habitante del edificio B, advirtió que el lugar puede convertirse en un foco de enfermedades infecciosas por todos los animales que proliferan allí debido al monte, los escombros y la basura acumulada. “Este talud fomenta el surgimiento de zancudos, chipos, cucarachas y ratones. E incluso hay apartamentos donde han aparecido escorpiones y culebras”, comentó.

Diosa González, quien vive en el lugar desde hace 50 años, espera que las autoridades retiren la tierra que se les abalanzó desde hace un trienio y construyan allí una pantalla atirantada que logre sostener la montaña, de modo que su vida vuelva a la normalidad. Asegura que desde que el talud se deslizó, tiene que pagar 35 bolívares por una bombona pequeña de gas, ya que no cuentan con el servicio de gas directo.


Lograr acuerdos. El vecino Rogelio Salazar, quien reside en el edificio D del bloque 20 de Casalta I, asegura que el departamento de Infraestructura de la Alcaldía de Libertador cuenta con un proyecto para contener el talud deslizado y que, incluso la Corporación de Servicios de este organismo, tiene los recursos técnicos y humanos para retirar la tierra caída. Sin embargo, cree que aún el pedazo de montaña derrumbada sigue allí debido a la falta de colaboración de los vecinos de La Silsa, el barrio aledaño, quienes no han permitido que pasen los camiones para llevarse la tierra.

“Ellos piensan que si les quitan la escalera quedarán sin acceso a sus hogares y no se dan cuenta que nos están perjudicando. Hemos buscado entablar diálogo con el Consejo Comunal de La Silsa pero no hemos logrado entendernos. Lamentablemente, un vecino de ese barrio se encargó de recoger firmas para evitar el acceso a los camiones”, agregó Salazar.


Solicitud en cámara

El ingeniero Benito Martínez, de la oficina de Gestión General de Infraestructura de la Alcaldía de Libertador, aseguró que el problema del talud en Casalta I está en vías de solución.

Martínez explicó que la montaña debe ser contenida por un muro de gavión, el cual tiene un costo superior a los 4 millones de bolívares. Este trabajo fue recomendado por la oficina del Instituto Municipal de Gestión de Riesgo y Administración de Desastres, Ingra, quien lo determinó luego de hacer una inspección en el área.

El especialista aseguró que su despacho introdujo la solicitud de recursos a la Cámara Municipal para su aprobación y que ahora esperan una respuesta. Todavía no tienen claro quién ejecutará la obra, si lo hará el Consejo Comunal o una empresa dedicada a ese tipo de labores. Martínez comprende la molestia y desconfianza de los vecinos pero asegura que si ellos lo desean pueden acudir a su oficina y pedir una copia del oficio donde se demuestre tal solicitud.