• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

En La Yaguara temen que no tomen sólo galpones ociosos

Empresarios y obreros de fábricas de La Yaguara, preocupados por las medidas anunciadas por el Ejecutivo | Omar Véliz

Empresarios y obreros de fábricas de La Yaguara, preocupados por las medidas anunciadas por el Ejecutivo | Omar Véliz

Propietarios de varios comercios expresaron su incertidumbre ante el anuncio del Gobierno nacional de que ocupará locales sin uso. Ayer no hubo invasiones en el sector. Algunos negocios fueron marcados con las siglas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las siglas de la Unión Bolivariana de Trabajadores, UBT, representan una señal de alerta en la zona industrial de La Yaguara, municipio Libertador. Andrés Romano, gerente de la mueblería Nuevo Milenio, matizó con pintura plateada el área marcada de la fachada de su comercio para enviar un mensaje al sindicato obrero oficialista: no es un lugar ocioso. “Todavía no estoy seguro de por qué colocaron esas siglas en el galpón, pues desde hace más de 27 años trabajamos casi 30 personas en este sitio. Es nuestro único medio de sustento y ahora estamos en la incertidumbre debido al anuncio del Gobierno que pretende tomar unos terrenos supuestamente ociosos”, explicó.

El martes fue anunciada la toma de galpones ociosos en La Yaguara. Ricardo Menéndez, ministro de Industrias, aseguró que fueron aprobados 1,05 millardos de bolívares por el presidente Hugo Chávez para la creación de un centenar de áreas productivas en los negocios para utilizarlos por la Misión Saber y Trabajo. El propósito es convertir en productivo los supuestos sitios ociosos, para transformarlos en fábricas que empleen a personas inscritas en el programa social. Sin embargo, no especificó la fecha de la toma ni los galpones elegidos.

El fin de semana, algunos galpones ya estaban marcados por sindicalistas del oficialismo. En la avenida principal de La Yaguara, por ejemplo, son contados los galpones que están sin uso, de acuerdo con los comerciantes. “Aquí lo que no está productivo, está ocupado por invasores o damnificados. Nos pone pensativos cuáles serán esos galpones ociosos que tomará el Gobierno. No nos han llegado notificaciones de expropiación, sólo pusieron graffiti de la UBT. Estamos atentos a cualquier acto porque ellos primero deben negociar”, dijo el propietario de un galpón, que prefirió no identificarse por miedo a retaliaciones.

Efecto Catia

Después de la ocupación de varios comercios en Catia, a finales de mayo, se produjo una oleada de visitas de supuestos representantes de consejos comunales a galpones de La Yaguara, dijeron propietarios. A la mueblería Nuevo Milenio han acudido varios grupos para preguntar sobre las condiciones del negocio. Una de las trabajadoras del local afirma que merodean semanalmente por el sector desde que ocurrieron las tomas en Catia. “Se paran y ven el galpón o la tienda. Empiezan discretamente a indagar sobre la situación, pero siempre le contestamos que trabajan muchas personas, lo cual es cierto”, indicó.  

Jhonny Machado, quien trabaja en uno de los galpones, asegura que se siente inquieto porque no conoce los lugares escogidos por el Ejecutivo. “Dicen que son ociosos, pero aún no sabemos. Pienso que de no cumplir con eso y ocupar fábricas podríamos quedar muchas personas sin trabajo. Espero que se resuelvan las cosas en sana paz”, agregó.

Algunos comerciantes y vecinos se mantuvieron atentos ayer en las afueras de los locales ante posibles ocupaciones. “De ocurrir algo, dudo que sea en el día. No obstante, habrá que esperar, pues quizás respeten los comercios que tienen trabajadores y todo salga bien”, aseveró Romano.

La Asociación de Propietarios de La Yaguara, sin embargo, prefirió no opinar sobre el anuncio. Se conoció que planifican una reunión para definir su posición.

Propuestas

Entre los vecinos y los comerciantes de La Yaguara contabilizan una decena de inmuebles ocupados por invasores o damnificados. En las cercanías de la Corporación Eléctrica Nacional, por ejemplo, señalan un terreno que alberga a familias que quedaron sin viviendas debido a las lluvias de 2010. “Debieron darle sus casas y, entonces, ocupar esa área para ejecutar la Misión Saber y Trabajo. Eso me parece más lógico”, dice Manuel González, quien vive en las adyacencias de la zona industrial.

Otra edificación destaca en la avenida principal, a pocos metros del Banco Mercantil, porque aloja a decenas de familias de forma ilegal. Los vecinos y trabajadores del sector consideran que deberían ser trasladados a viviendas dignas y rehabilitar el inmueble para darle otro uso.