• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Vista Alegre alabó al Señor de los Milagros

Vecinos de la urbanización caraqueña y fieles provenientes de Villa de Cura acompañaron la procesión

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con acordes de duelo y túnicas moradas se desarrolló ayer en Vista Alegre la procesión del Señor de los Milagros, Cristo crucificado, tradición peruana arraigada en Caracas desde 1989. Más de 15 cuadras de fe marcaron el recorrido de los fieles, que salieron de la iglesia Nuestra Señora del Valle del Espíritu Santo, donde el párroco Jorge Flautelo celebró la misa.

Oficiada la ceremonia, Hipólito Cóndori y otros hombres cargaron la imagen del santo por las avenidas de Bella Vista, Vista Alegre, San Martín y Uslar, con sus respectivas calles aledañas.

"Desde hace 32 años vivo en Venezuela y tengo 10 años colaborando en la propagación de la fe en el Señor de los Milagros en Caracas. Son muchos los favores que me ha concedido, entre ellos, el empleo que buscaba en el momento que tanto lo necesitaba", explicó Condori, de origen peruano, que se dedica al arte gráfico.

De La Victoria a Caracas. Esa fue la ruta que emprendió ayer Elicar Camargo para acompañar al Cristo de los Milagros, que se llevó en procesión por la urbanización Vista Alegre.

Con verbo emotivo relató el favor concedido por el Cristo.

"Un cable de alta tensión se descargó contra un muchacho cuando intentaba alzar el tendido para que pudiera pasar la imagen. Los médicos no se explican cómo ocurrió, pero se salvó, aun cuando estaba desahuciado. Ese muchacho es mi hermano. Hoy tiene 30 años y vive para contarlo y dar gracias a Dios", narró Camargo visiblemente conmovida.

Carlos Cangahuala, de la Hermandad de Vista Alegre, explicó que a diferencia de los ritos de Perú, "en Venezuela las mujeres pueden cargar al Señor de los Milagros. Son más o menos 50 fieles que participamos por parte de mi grupo este día. El resto del año llevamos la fe a los enfermos en los hospitales", amplió este laico católico.

Con igual semblante religioso, la banda Meca, de Villa de Cura, armonizó los acordes de duelo y esperanza para la procesión. "Es una música del sentimiento del Cristo resucitado.

Desde hace ocho años acompañamos esta jornada católica, además del Nazareno de San Pablo en Caracas y el Santo Sepulcro de Villa de Cura", dijo Guillermo Alaé, miembro de ese grupo.