• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Viajar seguro en dos ruedas cuesta más de 8.000 bolívares

En las tiendas de motociclistas los más vendidos son los cascos baratos que no son seguros | Foto: Alexandra Blanco / El Nacional

En las tiendas de motociclistas los más vendidos son los cascos baratos que no son seguros | Foto: Alexandra Blanco / El Nacional

Motorizados aseguran que no invierten en accesorios que los protegen por los elevados costos que hay en el mercado  

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Daniel Osorio trabaja como mensajero. Todos los meses realiza el cambio de aceite a su motocicleta Suzuki HJ 150. Pero las ganancias que obtiene para cubrir sus gastos no le han permitido invertir en accesorios para estar más protegido sobre dos ruedas.

Si un motociclista quiere viajar seguro en su vehículo, además de invertir en el mantenimiento de la unidad de transporte, debe destinar más de 8.000 bolívares para contar con una chaqueta de seguridad que le resguarde la parte superior del cuerpo y comprar un casco que le proteja completamente la cabeza.

Uno de los cascos con estas características, con precio más accesible, es el semi integral. Su valor puede variar entre 2.200 y 3.500 bolívares.

Hace dos meses Osorio se compró un casco que le costó 800 bolívares. Aunque es más seguro que el modelo conocido como Sandoval, que es utilizado por la mayoría de mototaxistas y motociclistas, este tipo de casco no le permite cubrir sus oídos y el material no le garantiza que pudiera evitar un traumatismo craneoencefálico, en caso de tener un accidente. Sin embargo, al igual que los motociclistas promedio que circulan por la ciudad, no tiene recursos para invertir en un dispositivo menos vulnerable, ni en accesorios para estar más protegido.

En las tiendas de motocicletas el modelo Sandoval es el que más se vende, pues tal y como lo argumentan los vendedores, los conductores los buscan para evadir multas. Ese modelo es similar a una gorra y su precio oscila entre 300 y 380 bolívares. Una versión parecida fue adaptada para cascos para niños, pero el accesorio es igual de inseguro.

Seguridad vs costos. En el mercado existen chaquetas que protegen hombros, codos, pectoral y espalda. No obstante, la mayoría de los conductores de dos ruedas se abstienen de utilizarlas por lo costosas que son; un abrigo con estas características cuesta aproximadamente 5.000 bolívares.

Basta con pararse en cualquier arteria vial de Caracas, o inclusive acampar debajo de un puente mientras llueve, para constatar que pocos motociclistas cuentan con todos los accesorios que les prevén seguridad.

Oscar Gutiérrez, mensajero de una empresa, considera que utilizar una chaqueta de protección lo podría exponer a la inseguridad: “Esas chaquetas pueden llegar a costar más de 10.000 bolívares. Si  me pongo una, el hampa me va a llegar para robarme”.

La percepción de Gutiérrez es la misma que tienen la mayoría de los motorizados. Los más precavidos utilizan chaquetas impermeables para protegerse de la lluvia y el humo. Otros adquieren abrigos fluorescentes que tienen reflectores, pero al igual que los cascos más económicos, no les garantizan su integridad física.

Problema de salud pública

Especialistas advierten que los accidentes con motorizados representan un problema de salud pública. Giovanni Provenza, residente del área de Traumatología del Hospital Periférico de Coche, considera basado en los casos que atiende, que se deben aplicar políticas públicas de prevención para que disminuyan este tipo de accidentes.  

Explicó que muchos de los casos que se atienden de pacientes lesionados, luego de tener un accidente con una motocicleta, son definidos como politraumatismos: “Uno de los más comunes son los traumatismos craneoencefálicos, que son muy graves porque son en la cabeza. También atendemos fracturas abiertas, y en esos casos no tenemos que tratar únicamente la fractura, sino también las infecciones”.

Provenza advirtió que estos accidentes traen consecuencias irreparables en los pacientes: “Por más que los doctores los atiendan bien, a la mayoría de los hospitales no llegan suficientes recursos para darles la atención que necesitan”.