• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Usuarios cuestionan medidas de seguridad en el Metro

Nuevos vagones del Metro de Caracas / Prensa Metro de Caracas

Nuevos vagones del Metro de Caracas / Prensa Metro de Caracas

El Comité de Usuarios del sistema recibe diariamente de 10 a 15 denuncias de robos o asaltos en el subterráneo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En el sistema subterráneo de transporte los pasajeros se sienten a expensas de la suerte. Elenis Rodríguez, vocera del Comité de Usuarios del Metro de Caracas, sostiene que aunque en varias oportunidades la directiva del Metro ha anunciado el despliegue de dispositivos de seguridad, la mayoría de las veces esos actos constituyen un show, pues los programas no perduran.

“No hay personal capacitado para brindar seguridad en la parte de arriba de las estaciones y menos en los andenes”, dijo Rodríguez.

La seguridad del sistema de transporte quedó en entredicho luego de que, en días pasados, 9 personas asaltaran a quienes viajaban en un vagón repleto, en el recorrido de Las Adjuntas a Los Teques. El Comité de Usuarios recibe diariamente entre 10 y 15 denuncias de robos o asaltos en el sistema. Ramón González, presidente de la organización, asegura que las estaciones de mayor peligrosidad son La Hoyada y Mamera. “En el Metro, la Policía Nacional está arriba pasando mensajitos, en lugar de estar en los ándenes, que es donde ocurre el mayor número de robos”.

Ricardo Sanzzone, vocero de la Asociación Civil Familia Metro, recuerda que antes de que se decretara la supresión de la Policía Metropolitana, en 2011, existía en el subterráneo una brigada de ese cuerpo policial dedicada exclusivamente a la vigilancia: “Eran 150 funcionarios, entrenados por la propia compañía, que tenían conocimiento de cómo funcionaba el sistema, las claves, los procedimientos, los accesos, contaban con supervisión y, además, estaban compenetrados con los operadores del Metro”.

Sanzzone afirma que después de la desaparición de la PM, las estaciones del Metro quedaron sin resguardo durante un tiempo y ocurrió el repunte de los hechos delictivos en las instalaciones.

“No basta con que desplieguen a miles de funcionarios en distintos operativos; estos deben estar capacitados para brindar una respuesta y tener una rutina de trabajo, que incluya, por ejemplo, la supervisión de los trenes en las horas en las que hay menos afluencia de usuarios”, subrayó Sanzzone.