• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

UCV seguirá sin comedor tres meses más

El gobierno central asignó 11 millones de bolívares para poner en funcionamiento el servicio de alimentación

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El acercamiento que ha tenido el Ministerio de Educación Universitaria con la Universidad Central de Venezuela se ha concretado en ayudas puntuales, que la rectora Cecilia García Arocha reconoce. Una de ellas es la asignación de 11 millones de bolívares para poner en funcionamiento el comedor universitario, que permanece cerrado desde septiembre.

“En la UCV tenemos una crisis importante en el comedor, que está adscrito a la Organización de Bienestar Estudiantil, dependiente de la Secretaría. Hicimos gestiones ante el Viceministerio de Asuntos Estudiantiles y logramos la asignación de 11 millones de bolívares para reactivarlo. Eso no va a representar ninguna ventaja desde el punto de vista de infraestructura o patrimonio, pero se abrió la posibilidad de que Pdvsa La Estancia, junto con el Consejo de Preservación y Desarrollo de la UCV, pueda hacer una mejora de ese espacio y convertir el comedor en un ejemplo para las universidades del país”.

García Arocha señala que la falta de mantenimiento llevó las instalaciones al cierre. “Allí se debió hacer un mantenimiento progresivo”. Los recursos llegaron justo antes de entrar en el período vacacional y la empresa contratista, que el viernes se encontraba trabajando, calcula que se requieren dos o tres meses para esté operativo.

La rectora informó que se evaluará de qué manera proveerán la alimentación a los estudiantes, pues aseguró que el esquema de entregar tickets canjeables en los cafetines del campus será revisado, pues es muy costoso para la universidad.

Agregó que se obtuvieron 600.000 bolívares para la refacción del edificio de OBE y se aprobó la construcción de una sede para las escuelas de Artes, Idiomas y Educación.

Puntos de control

García Arocha informó que el Departamento de Seguridad de la UCV fue reestructurado y la directiva cambiada por quinta vez en su gestión, con la intención de reducir el número de delitos que ocurren en el campus. “El ministro Miguel Rodríguez Torres debe instalar los puntos de control que prometió hace dos meses. Lo que podamos hacer nosotros, a lo interno, es nada porque que la inseguridad es un problema de toda la ciudad”.

Pese a los acercamientos con el gobierno nacional, la académica señaló que urge que la Alcaldía de Libertador resuelva el problema de la economía informal en los alrededores de Las Tres Gracias y que la directiva del Hospital Universitario de Caracas reordene la entrada del centro de salud, en la que también hay presencia de buhoneros y mototaxistas.

La UCV también tiene dos asuntos pendientes con el Tribunal Supremo de Justicia. Esa instancia judicial negó hace tres años la instalación de puertas, incluidas en el diseño de Carlos Raúl Villanueva, que permitirían controlar el acceso al campus. En enero retomarán las diligencias ante el TSJ.

“En la Unefa, en la UBV, en el Círculo Militar y en Miraflores hay puertas. Tenemos derecho de decidir que queremos colocar puertas porque debemos hacer que la universidad se mantenga en un ambiente placido”.

García Arocha acordó con representantes del gobierno la formación de los 321 vigilantes del campus en la Universidad Experimental de la Seguridad.

Señaló que solicitarán al TSJ que desbloquee la decisión de suspender las elecciones rectorales, que debieron realizarse en 2012. “Aspiramos a que este año todas las universidades podamos hacer nuestras elecciones y que exista un reglamento electoral para que todas, autónomas o no, puedan escoger a sus autoridades”.

“Otra vez vamos a tener presupuesto insuficiente”

El año que cerró fue intenso. Un prolongado paro que obligó a reprogramar el semestre devino en un acercamiento con el gobierno, que ha dado algunos resultados desde el punto de vista gremial, como el aumento de 40%. Sin embargo, García Arocha, presidente de la Asociación Venezolana de Rectores, señaló que no fue escuchada la propuesta de instalar mesas de trabajo para el análisis presupuestario que permita evitar la dependencia de los créditos adicionales, los asuntos académicos y los estudiantiles.

Para 2014, la UCV recibirá sólo 48% de lo solicitado. “Otra vez vamos a tener un presupuesto insuficiente. En 2014 habrá el mismo presupuesto, sólo que le introducen el aumento de 40% en el salario, que antes venía separado y luce mayor. Ese dinero que se ve ligeramente aumentado no es porque vayamos a fortalecer la investigación o la infraestructura”.

Este año se incluyó una partida que abre la posibilidad de reponer cargos. “En enero revisaremos cómo administraremos esos recursos, pero no son suficientes porque llevamos siete años sin reponer cargos y tenemos una universidad envejecida”.

García Arocha señaló que en enero reiterarán la propuesta de las mesas de trabajo, que esperan que tengan carácter permanente. “También le pedimos al ministro Pedro Calzadilla que se cumpla con reuniones mensuales del Consejo Nacional de Universidades”.