• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Trabas de Cadivi retrasan reparación de equipos de radioterapia

Las garantías de los aparatos comenzaron a vencerse en marzo de 2011 / Eleonora Delgado- Archivo

Las garantías de los aparatos comenzaron a vencerse en marzo de 2011 / Eleonora Delgado- Archivo

En cinco hospitales del país esperan por repuestos para los equipos médicos cuya importación se dilata por los trámites cambiarios

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las unidades de radioterapia de cinco centros de salud del país no están prestando servicio, a la espera de los repuestos para componer los equipos que brindan el tratamiento médico contra el cáncer. En los hospitales Ruiz y Páez, de Ciudad Bolívar; Antonio María Pineda, de Barquisimeto; Modesto Rivero, de Porlamar; Miguél Oráa, de Guanare, y Antonio Patricio Alcalá, en Cumaná, están paralizados los aceleradores lineales, tomógrafos y unidades de cobaltoterapia, aparatos clave para curar o paliar la enfermedad.

A tres semanas de la firma del contrato para la reparación de los equipos, el control cambiario surge como un nuevo escollo. “Desde noviembre, Cadivi no está emitiendo las planillas de Autorización de Adquisición de Divisas para hacer efectivas las importaciones de las piezas requeridas. El Ministerio de Salud está trabajando para destrabar ese asunto”, señaló una fuente del sector sanitario, que conoció la negociación entre la entidad oficial, la empresa argentina Invap y la venezolana Meditron.

El contrato para el mantenimiento de las máquinas de radioterapia de 18 hospitales se firmó el pasado 22 de noviembre, pero el acta de inicio se acordó una semana después, por lo que los trabajos comenzaron el 29 de noviembre. Los equipos que arropa ese contrato forman parte de un grupo que Venezuela importó en 2004 a través de un convenio con Argentina.

Las garantías de los aparatos comenzaron a vencerse en marzo de 2011 y la firma de un nuevo acuerdo para darles mantenimiento correctivo y preventivo demoró casi dos años, lo que produjo fallas en las máquinas y dejó fuera de operación más de la mitad de los servicios públicos de radioterapia.


A paso lento. El despacho encabezado por Francisco Armada –indica uno de los consultados– agilizó los certificados de no producción nacional ante los ministerios de Energía Eléctrica y de Industrias, para importar los repuestos de los equipos de medicina nuclear y de tomografía. “Cadivi tiene una deuda con los proveedores de la empresa venezolana, pero se logró la apertura de las líneas de crédito por un monto limitado para importar piezas como ayuda por la emergencia en la reparación de los equipos”, indica la fuente.

Aseguran que en las últimas dos semanas fue reparado el acelerador lineal del Hospital Universitario de Caracas y se espera que en los próximos días entren en funcionamiento el tomógrafo del Hospital Alfredo Van Grieken de Coro y los equipos del Hospital Universitario de Maracaibo.


RECUADRO

Calibración a medias

Los equipos de calibración son clave para los aparatos de radioterapia, pues determinan que la máquina mida la cantidad exacta de radiaciones para el paciente y las aplique en el lugar preciso para atacar el cáncer. El acelerador lineal instalado en 2010 en el hospital de Guanare –por ejemplo– no contaba con equipo de calibración para el monitoreo de la energía.

De los 10 aceleradores lineales comprados en 2004 por el convenio Argentina-Venezuela a la empresa Invap, solo se adquirió la mitad de los calibradores. Fuentes conocedoras del nuevo contrato para la reparación de los equipos señalan que el Estado venezolano compró la mitad con la idea de que un mismo sistema de calibración y dosimetría fuera utilizado por dos hospitales. En la segunda fase del convenio binacional –que no se llevó a cabo– quedó pendiente completar la dotación de esos equipos.