• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

La Torre Oeste se convirtió en la gemela abandonada

Torre Oeste | Foto: Fracesca Commissari

Torre Oeste | Foto: Francesca Commissari

Tras la instalación en la Torre Este de la espiga que simula la espada de Bolívar, la otra quedó más baja

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las diferencias entre las otrora torres gemelas de Parque Central se acentúan en la noche. Cuando cae el Sol, una luz blanca ilumina en los 225 metros de altitud la estructura del edificio que está situado en el lado este del complejo. Encima, la espiga que simula la espada de Bolívar suma otros 25 metros de diferencia –estos encendidos de rojo– entre ambas torres. A su lado, la oeste permanece a oscuras, mientras quienes la ocupan exigen al Centro Simón Bolívar que efectúa las labores de mantenimiento.
La del lado oeste se quedó pequeña. Mide 225 metros de altura, a diferencia de su hermana que ahora mide 250 metros. Pero las diferencias también se observan en el interior de ambos edificios. Las paredes y pisos de la Torre Oeste no relucen de limpios, de los techos cae el cableado eléctrico y no todos los ascensores están en funcionamiento. Cada edificio tiene un área de 1.400 metros cuadrados por planta, 22 ascensores, 2 escaleras de emergencia y 1 helipunto. Los elevadores están repartidos por núcleos. Ninguno de los 6 ascensores del núcleo 3, nivel Bolívar, de la Torre Oeste abre las puertas. El panel donde se ubican los botones para llamar al aparato fue arrancado y hay inscripciones hechas con marcador en las paredes.
El movimiento por las mezzaninas, donde se ubican varios comercios, debe realizarse por escaleras mecánicas que en su mayoría no prestan servicio. Unas por estar apagadas y otras por estar en reparación, a diferencia de la Torre Este, aún en rehabilitación. Allí los primeros niveles ocupados por oficinas gubernamentales están bien iluminados y limpios. La tierra sólo se observa en una de las salidas utilizadas por los trabajadores para mover el material de construcción. Todas las escaleras mecánicas funcionan, y en los núcleos de ascensores los paneles para llamar los aparatos aún conservan el plástico que delata que son nuevos.
Marcos Duque, responsable de un comercio en la Torre Este, opina que el edificio está bastante deteriorado y no hay normas de seguridad. “Para mí, lo más preocupante son las filtraciones y la falta de iluminación en los estacionamientos. Acá debemos cerrar a las 3:00 pm por la delincuencia”.

Filtraciones. El negocio de Rosa Mendoza se encuentra en el sótano 1. El techo, alrededor de una rejilla de ventilación, está abombado: “Eso es por las filtraciones. Arriba hay un baño que no sé qué problema tiene y causa ese daño. El domingo tuve que venir corriendo porque esto se me había inundado”.
Los negocios del sótano 1 no son los únicos que padecen el problema. En el sótano 2, sector F, del estacionamiento se formó una laguna. “Fue porque se desbordó una de las fuentes”, explica uno de los empleados. Mendoza también se queja de que los locales deben funcionar sin aire acondicionado, y en el caso del que ella administra no cuenta con baño. “Necesitamos un trabajo de rehabilitación profundo”, dice.
Hasta ahora los únicos trabajos que han observado para mejorar las condiciones de la torre son la instalación de cámaras de seguridad, el año pasado y, actualmente, están sustituyendo algunos ascensores por equipos nuevos.