• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

En Terrazas de La Vega piden atención de junta interventora

Los habitantes del conjunto residencial, parte del cual debe ser demolido, solicitan que reparen la red de aguas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El 14 de diciembre pasado, en vísperas de las fiestas navideñas, la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia declaró que la Promotora Parque La Vega era responsable de los daños ocasionados a los habitantes de cinco edificios en la primera etapa del conjunto residencial Terrazas de La Vega y ordenaba la demolición de estos inmuebles.

Los bloques 9, 10, 11, 12 y 13 del sector III de esta urbanización resultaron afectados en el último trimestre de 2010 luego que una gran cantidad de sedimentos bajara de la montaña por el desbordamiento de la quebrada Guacamaya, en la cima del cerro, justo frente a las cinco edificaciones.

A pesar de la sentencia N-1714 del TSJ, que establece el desalojo y derrumbamiento de los edificios en un lapso de tres meses a partir de la publicación del fallo, aún permanecen ocupados cinco apartamentos, y los representantes de la junta administradora ­a cargo del Ministerio de Hábitat y Vivienda­ no han ido al sector para informarle a los vecinos qué pasará con sus inmuebles.

Para llegar a Terrazas de La Vega, hay que subir por la avenida principal de esta parroquia y, luego de algunas cuadras, tomar un desvío a mano derecha. A la entrada de la urbanización hay vida. Se ven plantas en varios balcones, la jardinería alrededor de las aceras está medianamente podada y algunos niños corren ingenuos por las calles.

En contraste, metros más adelante, al subir como quien escala una montaña, se llega al sector III, donde abunda la soledad, la basura y el silencio.

Salvo en cinco apartamentos, los seis edificios de esta zona están desvalijados y donde en algún momento pudo haber estado un hogar, hoy sólo crece la maleza, se amontona el barro, se acumulan los desperdicios y se multiplican las pulgas y garrapatas.

Tareas pendientes. En el lugar vive Carol Cabrera, una mujer soltera de 30 años de edad que tiene 6 meses de embarazo. Aunque cueste creer que pueda residir sola en un apartamento del bloque 11, es una de las voces que aún responde cuando se visita el sector. Asegura que habita el lugar desde hace 6 años, pero como no estaba con su familia cuando hicieron el censo, no integró el grupo de 142 hogares que fueron reubicados por el Gobierno en los apartamentos de la Misión Vivienda Juan Vives Suriá, frente al Cardiológico Infantil de Montalbán.

"Hablé con gente de Hábitat y Vivienda, y también de la Defensoría, pero me dijeron que se trataba de un problema familiar y que no podían ayudarme", dijo Cabrera. Señaló que por ningún motivo se irá a un refugio, aunque tenga que continuar en un espacio que pasó de ser residencia a depósito de basura.

El presidente del condominio de Terrazas de La Vega, Marcos Bastidas, reconoce que la situación de quienes aún viven frente a la montaña es riesgosa, pero necesita llamar la atención respecto a las 1.270 familias que habitan en la urbanización.

Bastidas indicó que estos vecinos no piden que les regalen nada, sino que alguien, sea la junta interventora o la constructora, se haga responsable de las tareas pendientes. Por eso se pregunta si valdrá la pena invertir en la demolición de unos edificios cuando no ha habido dinero para reparar unas tuberías de agua, obstruidas en 80%. "¿Es que acaso somos venezolanos de tercera?, se pregunta.