• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Temen que nueva autopista derrumbe sus viviendas

El Cardón tiene más de 50 años de historia en La Pastora | Foto: Omar Veliz / El Nacional

El Cardón tiene más de 50 años de historia en La Pastora | Foto: Omar Veliz / El Nacional

Vecinos del barrio El Cardón, en La Pastora, piden a las autoridades que cese la desinformación

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Trancar o no la avenida Boyacá es una de las posibilidades que considera la representación de más de 300 familias del barrio El Cardón, de La Pastora, hasta tanto no se aclare si demolerán o no las casas que habitan, por motivo de la construcción de los túneles que comunicarán con la nueva autopista Caracas-La Guaira. Ayer en la mañana, una comisión del grupo afectado ingresó a la obra para exigir respuesta. 

Piden al ministro Haiman el Troudi que sea él quien les comunique si el proyecto contempla el desalojo de familias, pues no confían en el personal técnico que ha tenido relación con la comunidad. Si no se cumplen sus condiciones están dispuestos a cerrar en cualquier momento la vía, porque llevan un mes esperando la respuesta oficial. Se acordó esperar hasta hoy para ampliar los detalles de la construcción.

“Probablemente el ministro desconozca que tenemos un mes esperando por una vocería seria que dé cuenta de nuestra situación como comunidad organizada. Pero además, desde hace más de un año, con algunas casas agrietadas por la concretera que está instalada a escasos metros. Por tratarse de un sector con una amplia población de niños y ancianos, nos preocupa seguir tragando polvo, tierra y humo. Si es necesario, se trancará la vía”, dijo Jessika Osorio, que tiene 30 años viviendo en la zona.

Como ella, Nelson Labrador tampoco tiene certeza de su destino. Su preocupación más grande es ir a un refugio: “Para nadie es un secreto que en este país los refugios no son temporales y nadie quiere ir a pasar penurias en un espacio que no es de uno”. Jenny Civira, vocera del consejo comunal, sostiene que el 13 de agosto se efectuó una reunión en la sede del Ministerio de Transporte Terrestre, que no llegó a feliz término: “Nos recibió la jefa de grandes obras Gildemar Gil, en compañía de un representante de Pdvsa. Nos aseguraron que la obra no va a afectar nuestras casas, pero los propios acontecimientos se adelantaron pues algunas viviendas presentan daños”.

Prevenida ante la crítica, Civira explica que no hay ningún interés de entorpercer el proyecto. “No hay ánimos de empañar el trabajo que se viene haciendo, pues nos parece positivo que se desarrollan estos grandes proyectos de infraestructura. Pero tampoco queremos que nos perjudique”.

El Nacional intentó sin éxito ingresar en la obra, entre la avenida Baralt y la avenida Boyacá. Desde el Ministerio de Transporte Terrestre trascendió que se informará al titular del despacho la exigencia de la comunidad de El Cardón, en La Pastora, de hablar con él directamente.

La construcción de la nueva autopista Caracas-La Guaira forma parte del convenio que suscribió el Gobierno con la empresa portuguesa Texeira-Duarte. La vía comunicará con el distribuidor Macayapa, que a su vez enlaza con la avenida Boyacá. Sobre el impacto ambiental de la obra, el ministro Haiman el Troudi informó en rueda de prensa que la obra tiene el aval del Ministerio del Ambiente.

Los Testimonios

Gisela Molto. “En vacaciones he tenido que decirles a mis hijos que se vayan durante el día a casa de su abuela para que no estén expuestos al polvo que desprende la obra. Necesitamos que el ministro sepa lo que estamos viviendo, pues creo que no está informado. Y si no lo hace protestaremos de forma pacífica para hacer valer nuestros derechos”.

Yuveli Manrique. “Si la excusa que nos van a dar es que tienen que desalojarnos porque tenemos estamos en zona de riesgo, que nos enseñe un informe de Protección Civil que certifique que estamos en peligro, pues hasta ahora eso no ha pasado. Tenemos miedo de que nos dejen en la calle o nos manden a un refugio, pues todos sabemos que quien entra a un lugar de esos, le cuesta salir. Eso no es lo que queremos vivir”.