• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Temen colapso de servicios por ciudad socialista en Karimao

Temen colapso de servicios por ciudad socialista en Karimao | Ernesto Morgado

Temen colapso de servicios por ciudad socialista en Karimao | Ernesto Morgado

El tratamiento de los desechos y la vialidad son las principales preocupaciones de los habitantes. Vecinos discutirán hoy el impacto del proyecto

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Congestionamiento de vías, incremento de los desechos sólidos en las calles, fallas en los servicios públicos de agua y de electricidad y deslizamiento de los terrenos por causa de drenajes no adecuados son sólo algunas de las consecuencias que los vecinos de Karimao creen que tendrán que sufrir tras la posible construcción de una ciudad socialista en la zona.

A diferencia del sábado, cuando cientos de personas seguidoras del oficialismo se aglomeraron en el lugar para discutir la inminente edificación de 1.600 viviendas en el sector, ayer ni siquiera los perros recorrían la única vía que lleva hacia el parcelamiento privado de Karimao Country. Y, aunque los propietarios de estas parcelas se mostraron preocupados por la presencia imprevista del grupo que acudió a la asamblea, será esta noche cuando discutirán las implicaciones que tendrá ese hecho en su vida diaria.

En una consulta realizada a las puertas de la urbanización, los vecinos admitieron sentirse víctimas del abuso oficial, pues, explicaron, desde hace aproximadamente dos años mudaron a esta zona a un grupo de damnificados, quienes viven dentro de unos galpones, y debido a que estas áreas no tienen drenajes, todas las aguas servidas del refugio caen en la urbanización, lo que provoca el deslizamiento del cerro que da a la entrada.

“Empezaron a lanzar los desechos por la montaña y nosotros tuvimos que hacer las canalizaciones; porque aquí no hay servicios públicos”, dijo Haydee Durán.

“Esta vialidad no aguanta la sobrepoblación del lugar, y no hay vías alternas”, señaló Luisaelena Echarry, al advertir que las parcelas funcionan con pozos sépticos y que si hoy cuentan con los servicios es porque ellos mismos han salido a buscarlos.

Edith Almeida indicó que se siente molesta “ante tanto abuso”. La vecina agregó indignada que los damnificados de los galpones viven en una situación deplorable; por eso se pregunta cómo funcionarán los servicios con una ciudad socialista en el lugar.

“Aquí han abierto huecos para atravesar tuberías y luego dejan la vía así, y ni la alcaldía viene a repararla. Esto ha causado desbordamiento del terreno. Además, hay basura en la calle principal y los niños juegan sin supervisión de los adultos. De verdad, quisiera que hubiera más respeto y que no nos vean como los malos de la película, sino que comprendieran que uno lo que tiene se lo ha ganado”, añadió Almeida.

Jesús Nicoliello dijo que todo se resume en una palabra: anarquía. Por eso concluyó que el problema no es ni será la asignación de viviendas, sino el modo de hacerlo: “Las soluciones deben ser planificadas. En realidad, aquí lo que hace falta es educación”.

 Del otro lado

Leyda Parra vive en uno de los galpones de Karimao como un miembro más de las 416 familias que desde hace 1 año y 8 meses llegaron al sitio, al quedar damnificadas de las parroquias Caucagüita y La Dolorita, en Petare.

No vivirá en la ciudad socialista que piensan construir en la zona porque, según le explicaron, está preadjudicada en Ciudad Lebrún, una edificación del Gobierno que espera por la instalación de los servicios de agua y luz para ser inaugurada.

Parra duda de que la llegada de 1.600 familias congestione aún más los servicios porque confía en que la construcción gubernamental tendrá todos estos elementos planificados y, sobre la inseguridad que pudiera generarse, asegura que los damnificados más bien han hecho su aporte, al poblar una zona donde antes sólo se tiraban desperdicios y cadáveres.

“Puedo entender el temor de esos vecinos, porque el presidente Chávez ha querido mejorar nuestra calidad de vida, pero hay gente que no se termina de quitar el rancho en la cabeza”, indicó Parra al relatar que algunos vecinos de los parcelamientos privados se han acercado y, al conocerlos, han dejado de temerles.