• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Supervisión del INTT no garantiza seguridad

Anauco considera necesario abrir procesos de certificación y recomienda reforzar las inspecciones de los autobuses 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Aunque en los principales terminales de transporte privados de Caracas cuentan con la supervisión permanente del Instituto Nacional de Tránsito Terrestre, la Alianza Nacional de Usuarios y Consumidores señala que se trata de una medida complementaria, que no garantiza la seguridad integral de pasajeros y conductores, propensos a quedar accidentados en las vías o padecer siniestros como el ocurrido el martes con una unidad de Expresos Los Llanos en el estado Táchira.

Roberto León Parilli, vocero de la organización no gubernamental, señala que los operadores del instituto asignados a las terminales no tienen manera de constatar si los frenos, el motor u otras partes del vehículo están en buenas condiciones.

Para que sea más integral el chequeo, Anauco sugiere al INTT que abra procesos de certificación para avalar que la totalidad de la flota de 1.600 unidades de transporte interurbano esté en óptimas condiciones, no sólo con el control superficial sino con la inspección en talleres habilitados por el Gobierno.

“El problema de fondo no se resuelve con un operador, pues él no puede garantizar que se renueve la flota, que lleguen los repuestos y que haya divisas para que los transportistas pueden adquirir las autopartes que hagan falta y que es cuesta arriba conseguir con el sistema cambiario”, dijo Leon Parilli.


Antes de viajar. Voceros de las líneas aseguran que se chequean las condiciones de los vehículos. En el caso de la estación Peliexpress de la línea Flamingo, el supervisor informó que la empresa cumple en 95% con el protocolo previo al servicio comercial.

Carpeta en mano y con un dispositivo que sirve para evaluar los cauchos, indicó que antes de cargar pasajeros, descartan que el autobús tenga los cauchos lisos y vidrios rotos. Señala que ocasionalmente, las unidades son acechadas en las vías por sujetos que lanzan objetos contundentes para que el conductor se vea obligado a parar y ellos puedan cometer robos.

“Nuestra función es garantizar que esos vehículos estén en perfecto estado. ¿Qué evitamos? Que ocurran accidentes como el de Semana Santa del año pasado, cuando un carro volcó porque un caucho explotó y colisionó con otro autobús”.

En la terminal de Rodovías, el operador encargado del INTT informó que el martes ordenó la revisión de un caucho trasero, que no tenía suficiente agarre para rodar en pavimento mojado o resbaladizo.