• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

En Sucre escasean terrenos para construir viviendas

Metrocable de Mariches/Leonardo Guzmán

Metrocable de Mariches/Leonardo Guzmán

Esperan que se concreten los proyectos inmobiliarios. De acuerdo con información oficial, 9,05% del territorio municipal está destinado a obras públicas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

De las 13 parcelas que en el municipio Sucre fueron decretadas por el Gobierno central como Áreas Vitales de Viviendas y Residencias, Avivir, por lo menos 2 están invadidas y en el resto aún no se construyen los urbanismos a los que obliga su utilidad pública.

Si se consideran esas intervenciones, sumadas a las que se realizaron en los sistemas Metrocable y Cabletren más otras 4 expropiaciones, resultan 15,61 kilómetros cuadrados de afectación para obras públicas, lo que representa 9,05% del territorio municipal.

Eso contrasta, por ejemplo, con el crecimiento del barrio José Félix Ribas cuyos habitantes buscan ofertas de inmuebles en las zonas urbanas ante la imposibilidad de construir en su sobresaturado sector. Tatiana Noguera, presidente del Instituto Municipal de Vivienda, dice que no entiende para qué se ha afectado una porción importante del municipio Sucre, si no se van a ejecutar los proyectos.

"En una primera inspección de 7 terrenos en La Urbina, Boleíta Sur y Palo Verde, observamos que 2 de ellos están invadidos por personas que no tienen vivienda y los otros 5 son utilizados como estacionamiento. En relación con las 4 expropiaciones, sólo la de La Urbina tiene un conjunto residencial formal de la Misión Vivienda, mientras que en la de Campo Rico apenas se ve el movimiento de tierra para edificar 350 apartamentos”, señala.

Gustavo Rivas, director de Catastro en Sucre, explica cuán limitada es la capacidad del municipio para construir viviendas: “El caso del barrio José Félix Ribas no es muy distinto del resto de Petare Norte o Sur, pues son sectores que, desde el punto de vista urbanístico sólo pueden crecer verticalmente. En el municipio Sucre, Mariches –que es la única área de expansión con alto potencial de oferta de terrenos– tiene una accesibilidad muy restringida. Sus habitantes demoran por lo menos dos horas para trasladarse hasta el casco urbano de Petare”.

En cuanto a planes para el área periurbana, específicamente en Parque Caiza, el funcionario asegura que no tiene información sobre la construcción de una ciudad socialista cerca de la urbanización Karimao. “Hay que recordar que quienes pudieran vivir allí necesitan de un transporte público que los traslade en tiempo justo hasta el área urbana, sin que eso implique madrugar para viajar dentro del propio municipio”.

Agrega que en un país donde funciona correctamente la planificación urbana, al dueño de un terreno ocioso se le darían facilidades para construir viviendas. “Se le exoneraría el pago de impuestos por cierta cantidad de tiempo. Así debería ser y no a través de esa figura de Avivir, que violenta el derecho de propiedad”, sostuvo.

Solicitudes. La escasa oferta inmobiliaria impulsa la actuación del Movimiento de Pobladores Gran Mariscal de Ayacucho, que ha hecho presión para conseguir terrenos. Betsi Camacho, vocera de ese comité, indicó que ya fue presentada la solicitud para el desarrollo de un urbanismo en la calle 10 de Lomas del Ávila.

“No somos invasores, como lo quieren hacer ver, y tampoco apoyamos las ocupaciones ilegales. Como poder popular constituido queremos resolver nuestro problema de vivienda respetando la zonificación de área y sin perjudicar a los vecinos. En diciembre del año pasado solicitamos ante el Ministerio de la Reconstrucción de Caracas que se hiciera una evaluación del terreno para saber si se pueden construir viviendas”, afirmó.

El dato

En mayo de 2011 el Gobierno central expropió casi dos hectáreas de un terreno de Campo Rico, donde la alcaldía iba a construir un terminal con paradas en Guatire, Guarenas, Parque Caiza, Caucagüita, Terrazas del Ávila y las universidades Santa María y Metropolitana. Sin embargo, poco después de cumplirse un año de la medida, se observó el movimiento de tierra para edificar 350 viviendas de interés social.