• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Solicitan que sean más estrictos los puntos de control en el Ávila

El incendio forestal que tuvo El Ávila ocasionó el cierre de un canal de la cota mil, lo que trajo como consecuencia grandes colas | Foto: Alexandra Blanco

El incendio forestal que tuvo El Ávila | Foto: Alexandra Blanco

Las amenazas de nuevos episodios de incendios pueden durar hasta después de Semana Santa

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Instituto de Meteorología e Hidrología señaló que el incendio del Parque Nacional Waraira Repano que ocurrió el sábado pasado está directamente relacionado con la temporada de sequía que se desarrolla entre noviembre y mayo.

El informe de febrero del organismo especifica que el área metropolitana de Caracas registra actualmente niveles medios y altos de amenazas de incendios forestales, que podrían durar hasta después de la Semana Santa, como es habitual.

Karina Rodríguez, geógrafa del Inameh, sostiene que en esta temporada también es normal ver desaparecer el verdor de la capa vegetal. “Pero, además de la resequedad de los suelos, se suma la impericia humana, que puede ser más nociva para el ambiente en época de sequía cuando, por ejemplo, se arroja una colilla de cigarro, una botella de vidrio o un yesquero que pueden ocasionar situaciones como las que observamos este fin de semana, cuando se quemaron alrededor de 30 hectáreas”, señaló.

“El 24 de febrero se advirtió una tendencia mediana y alta de amenaza de incendio forestal en la región central, donde se ubica el parque Waraira Repano”, señaló la funcionaria especializada en el área de meteorología aplicada.

Para mitigar el riesgo, la ONG Una Montaña de Gente propone que sean más estrictos los puntos de control situados en los accesos del pulmón vegetal. “Si bien estamos en un período seco, como explicó el Inameh, la recurrencia de este hecho, de dos incendios en la misma semana, nos lleva a pensar que hay una mano inescrupulosa y con intenciones criminales que deja en entredicho la efectividad de la vigilancia, control y custodia de la Guardia Nacional. Por eso queremos que se ejerza con la rigurosidad las medidas establecidas”, dijo en relación con la orden emanada del Tribunal 26º de Control del área metropolitana de Caracas.

 

Prevención. El ex comandante del cuerpo de bomberos Rodolfo Briceño señaló que son oportunas acciones de deforestación durante la emergencia. “Es una forma de evitar que la dirección de los vientos propague el fuego en áreas que no han sido afectadas”, explicó el experto.

Alba Ordaz, visitante frecuente del Ávila, pide que sean utilizados los medios de comunicación como herramientas educativas. “A veces hay tantas cadenas nacionales de radio y televisión con contenidos políticos, cuyos minutos pueden ser aprovechados para explicar cómo proteger el medio ambiente. No es justo y además sería absurdo que haya un militar por cada excursionista que suba al cerro. Debemos educarnos como sociedad para cuidar, sobre todo en época de sequía”, señaló.


Habilitaron bomberos y helicópteros

William Martínez, comandante del Cuerpo de Bomberos de Distrito Capital, informó que durante las labores de extinción del fuego se habilitaron 240 funcionarios entre el personal del Instituto Nacional de Parques, Guardia Nacional y de su propia división. Sin embargo, Cristina Vaamonde, miembro de Una Montaña de Gente, considera que desde el Estado deben duplicarse los esfuerzos e incrementar a 480 la cantidad de personas que combatan las llamas.

Sobre los equipos de trabajo, Martínez destacó que se utilizaron 4 helicópteros de la Guardia Nacional, desde donde se hicieron 13 vaciados de canasta de aguas, cada una contentiva de 1.000 litros aproximadamente. “Los llenados se hicieron desde dos puntos: específicamente en Sebucán y en la Universidad Metropolitana, donde contamos con respectivas piscinas”.

Aseguró que el Ministerio Público está investigando el origen del incidente, para determinar si fue intencional. Desmintió que durante las labores del fin de semana hayan resultado heridos dos bomberos. “Sólo tuvimos un compañero con una lesión en el tobillo”, acotó.

 

La cifra

30 hectáreas del cerro capitalino se quemaron el fin de semana pasado