• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

“Siempre me duermo pensando si pasará algo más grave”

En la Torre Oeste falta equipamiento contra incendios | Foto: Omar Véliz

En la Torre Oeste falta equipamiento contra incendios | Foto: Omar Véliz

La Torre Oeste de Parque Central, donde hubo una alarma por incendio el jueves, requiere extintores y mangueras

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Después de dos años de quedar damnificado, Gregorio Pérez pasó por el trago amargo de perderlo todo el jueves, tras registrarse un incendio en dos de los cubículos del refugio localizado en el piso 15 de la Torre Oeste de Parque Central.

Williams Martínez, director del Cuerpo de Bomberos del Distrito Capital, informó que las causas del siniestro están siendo investigadas. Mientras eso ocurre, las 10 familias afectadas permanecen temporalmente en el hotel Alba Caracas, mientras que otras 20 se habrían retirado a sus respectivos lugares de origen hasta tanto se restituya el acceso al albergue, de acuerdo con versiones de los afectados.

Comentan los testigos que durante el incendio pocos adultos estaban en el refugio, pues muchos se encontraban trabajando. Margarita González, vecina de la zona residencial, indicó que vio a muchos niños solos y a medio vestir. “Estaban casi desnudos y corrían asustados. Los más grandes, ya adolescentes, bajaban con otros pequeños. Ya se quemó la Torre Este de forma devastadora y ahora pasa esto con la Oeste. Por eso siempre me duermo y me levanto pensando si pasará algo más grave”, cuestionó.

Más seguridad. Hasta ayer al mediodía, 10 personas estaban en la planta baja de la Torre Oeste esperando para volver al refugio. Ahí estaba Gregorio Pérez, con ansias de ser atendido. “Necesitamos más seguridad. Esta ropa que me ven puesta es todo lo que tengo”, indicó.

Su versión se equipara con el estado de los equipos contra incendios del edificio, por lo menos en los pisos inferiores, cuyos cajetines están vacíos en el lugar donde debería haber mangueras y extintores para sofocar las llamas.

El arquitecto y urbanista Rafael Martínez explica que por su calidad de damnificados, los alojados en Parque Central deberían contar con todos los implementos para responder ante una situación de emergencia.

“Se trata de una situación difícil, pues las condiciones de una oficina no son las más adecuadas para tener personas ahí viviendo y menos por tanto tiempo. En este caso se incumplen principios básicos como la iluminación y ventilación. Además, a quienes están alojados ahí les resulta difícil domiciliar un bien o servicio porque no tienen título de propiedad”, destacó.

Explicó que en situaciones de emergencia esas familias estarían más seguras en sus comunidades de origen que en el albergue. “Por lo menos en el barrio ellos pueden salir rápidamente, de presentarse cualquier emergencia. Pero en el caso de Parque Central, los damnificados se quejan de que algunos accesos están cerrados, los ascensores no sirven y algunas escaleras están a oscuras. Todo eso, desde un piso 15”, amplía el arquitecto Martínez.

William Martínez, director del Cuerpo de Bomberos de Distrito Capital, indicó, sin embargo, que en el piso 15 funcionó correctamente el sistema contra incendios. “Nosotros llegamos a refrescar, pues ya las válvulas de mercurio se habían activado y rociaron el agua en toda la zona. Por eso el incendio fue menor”, destacó.

Momentos de angustia

Omaira Betancourt salió de su trabajo despavorida hacia Parque Central, luego de conocer que dos de sus hijos, de 5 y 6 años de edad, estaban en el incendio. “A los niños no les pasó nada, afortunadamente. Pero no creo que se trate de un simple juego de muchachos”, responde sobre una de las versiones manejadas por otros damnificados, que apuntan que algunos niños estaban manipulando yesqueros lo que ocasionó el fuego.

Betancourt cree que se trata de falta de mantenimiento. “Las breckeras no están en buen estado. Y eso pudo originar el incendio. De cualquier forma, no es la primera vez que ocurre, pues hace menos de dos meses todos tuvimos que correr por el humo de un ascensor. Así no se puede vivir”, reclamó la afectada, que vestía con una franela alusiva al presidente de la república. “A Hugo Chávez le pido que, por favor, nos facilite la adquisición de nuestras viviendas”, solicitó.

El Dato

Williams Martínez, director del Cuerpo de Bomberos de Caracas, prohibió la venta y uso de los denominados globos del deseo. “En las pruebas que hicimos determinamos que podría convertirse en el desastre y la ruina de otra persona. El globo está hecho de papel y un cuadrito de parafina, que dura 20 minutos encendido, lo que puede originar incendios”.