• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Sepelios entre política y fútbol

En una ceremonia íntima, a la que asistieron María Corina Machado y Antonio Ledezma, despidieron a Roberto Redman. En Guatire, llevaron el féretro de Bassil da Costa hasta el estadio de fútbol donde jugaba

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El adiós a Bassil se hizo en el estadio
DANIEL PALACIOS YBARRA
Su madre, el Deportivo Táchira, la carpintería, el surf y el país movían a Bassil Alejandro da Costa. En su funeral, realizado en la funeraria Villa Heroica, en Guatire, hubo balones y banderas y en el camino al cementerio de El Rodeo hicieron una parada en el estadio Guido Blanco del sector Valle Arriba, donde jugaba, para rendirle un homenaje en dos tonos: en silencio y con los cánticos de los aurinegros, equipo del que era aficionado.

El día de la marcha en la que falleció de un balazo en la cabeza no atendió el consejo de su madre Janeth Frías y se despidió con un “Te amo muchísimo, mami”. Ayer, Frías recordó los trabajos en madera que quedaron por hacer. “Él me hizo las puertas de la casa, pero la vida no le alcanzó para hacerme la cocina que siempre quiso para nosotros. Bassil era un hijo noble, excepcional, siempre estaba pendiente de mí. Pero no me hizo caso cuando le pedí que no fuera a esa marcha”, recordó. Era el único varón de tres hijos. "Hijo, esas cosas terminan mal", le insistió, pero él le dijo que se quedara tranquila, que sólo era un rato.

Días antes de la macha, Da Costa viajó a Puerto Ordaz para ver un juego del Deportivo Táchira, con su primo Neixer Arellano, estudiante de la Universidad Alejandro de Humboldt, quien recibió un balazo en la pierna en la misma marcha a la Fiscalía. “Como era tan fanático, nos fuimos a ver el juego entre el Deportivo y Tucanes de Amazonas. Luego surgió la idea de la marcha. Cuando íbamos en el autobús hacia la marcha, me dijo que quería tatuarse en un costado un poema para su mamá. Él vivía para quererla. Era buen hijo, buen primo, buen deportista. Ahora es un héroe”, narró el joven, quien pese a su herida caminó sin tropiezos con el féretro de su primo sobre los hombros.

El  Dato
Ayer al final de la tarde, estudiantes se reunieron en la avenida Intercomunal  Guatire-Guarenas, donde desplegaron una bandera en protesta por la muerte del  joven de 23 años de edad Bassil Alejandro da Costa


"Gloria al bravo pueblo" para Roberto Redman
MAOLIS CASTRO
Antes de oficiarse una misa, los dolientes de Roberto Redman, asesinado el miércoles en una protesta en Chacao, entonaron el Himno Nacional "Gloria al bravo pueblo" para despedirlo. “Lo acompañé en la marcha, aunque no hice el recorrido completo. Al regresar a casa, volvió a salir. Le dije que se quedara porque eso estaba muy peligroso en Chacao, no me hizo caso y lo mataron. Yo continuaré su lucha, seguiré por él”, contó Derek Redman, padre del joven.

El funeral de Roberto Redman, piloto de 31 años de edad, no congregó a más de 50 personas. El alcalde metropolitano Antonio Ledezma y la diputada a la Asamblea Nacional María Corina Machado acudieron al acto fúnebre, en la capilla 3 del área de crematorio del Cementerio del Este, para darle el pésame a los familiares. “Conocí a ese muchacho. Era un soñador, como todo joven. No abandonaremos a su papá. Él sabe que no lo va a revivir, pero quiere que se establezcan responsabilidades”, dijo Ledezma.  

Machado señaló que el motivo de lucha de Redman continúa vivo: “No olvidaremos jamás su asesinato, porque no hay fuerza más poderosa de la ciudadanía que la defensa de la libertad”.  

 

40 motorizados. Leonard Miranda, amigo de Redman, recordó que 15 minutos antes del asesinato se percató de la llegada de motorizados a Chacao: “Llamé a Roberto y le dije: ‘Chamo, están entrando como 40 motos al municipio, cuídate’. Él me contestó que estaba bien y después supe por la policía que lo mataron. No podía creerlo”.  

Miembros del grupo Runners de Venezuela, el artista Guillermo Dávila y pilotos acompañaron a Redman a su última morada. “Él era un buen profesional y amigo, solidario y luchador por la justicia. Un piloto nunca muere, siempre vuela más alto. El alma de Roberto, ahora, se ha elevado”, aseguró Luis Morales, amigo del joven asesinado.