• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

En San Antonio respiraron aire puro y paz

La organización Quiero Paz celebró ayer una actividad para reivindicar la unión familiar y recordar a las víctimas de la violencia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En una ciudad atestada de concreto, las reuniones al aire libre se agradecen, más cuando esas actividades promueven el reconocimiento del vecino, la unión familiar y la posibilidad de estar en paz. Ayer, la organización civil Quiero Paz realizó una actividad que denominó Un Picnic por la Paz, para recordar a los ciudadanos que “la paz no es sólo la ausencia de la guerra, sino la oportunidad de estar tranquilos y respetar al otro”, afirmó Mariana Marchena, directora de la ONG.

Entre los asistentes, los niños fueron quienes más disfrutaron el fin de semana al aire libre. Daniel, de 10 años de edad, quien acudió junto a su tía Sheila Goncalves, aprovechó para inventar un juego: “Lo llamamos 'voleitenis', pero hay que dejar que la pelota rebote antes de lanzársela al otro equipo. Es mejor venir acá que a un centro comercial o al cine”, opinó.

Marian Caballero, investigadora de arte, llevó a sus tres hijos, de 12, 8 y 5 años de edad. Al llegar, luego de desplegar el mantel a cuadros encima de la grama, los niños, ella y varios amigos tomaron algunos palos que les sirvieron de bastón, llenaron los termos con agua y optaron por recorrer la montaña en la que se realizó la reunión. “Yo fui scout y entonces hacíamos muchos picnic, pero esta es la primera vez que mis hijos participan en una excursión y eso fue lo que más los entusiasmó a venir. Trajimos comida para hacerla aquí, y nos quedaremos todo el día”, aseveró Caballero.

El picnic se llevó a cabo en Casa de Campo La Trinidad, en San Antonio de los Altos, desde las 10:00 am hasta las 6:00 pm. Durante ese tiempo, los asistentes recibieron clases de yoga, participaron de un cine foro y al atardecer hicieron una actividad de cierre para recordar a todas las personas que fueron víctimas de la violencia en 2012 y para pedir que 2013 sea un año más pacífico.

Pese a estar a varios kilómetros de la capital del país, desde la casa de campo se podía observar el valle de Caracas, el Ávila y el hotel Humboldt. “Vivimos estresados, y este es un sitio para sentirse libres. Especialmente para los niños, que se ven obligados a crecer rodeados de concreto”, afirmó Hayrim Vilchez, quien acudió acompañada de su familia.

Contra la violencia de género

Marchena explicó que esta es la primera actividad formal de Quiero Paz este año. “En 2013 continuaremos con los talleres de formación de los agentes de paz, y también nos vamos a enfocar en la prevención de la violencia de género, que es uno de los objetivos del milenio. El 8 de marzo, Día de la Mujer, vamos a hacer un conversatorio, y el 30 de enero organizaremos un cine foro con los niños de las escuelas de Fe y Alegría”. El año pasado la organización certificó a 200 agentes de paz.

“El equilibrio entre la naturaleza y los seres humanos aporta parte de la paz que necesitamos como sociedad, pues mejora la armonía entre todos. Por eso es tan bueno realizar actividades al aire libre”, dijo Sandra Velásquez, asistente a la reunión.