• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Rutas nocturnas trabajan hasta las 8:00 pm

Usuarios de transporte hacen cola / Omar Véliz

Usuarios de líneas que recorren el este y sureste de la ciudad no tienen garantizado el traslado / Omar Véliz

Usuarios de líneas que salen de Chacaíto, El Marqués, El Llanito o Baruta no tienen garantizado el traslado

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Mientras espera la camioneta que la lleve hasta su casa, en Prados del Este, Yiorgina Tovar lee una historia que fue escrita hace 200 años. La noche avanza, son las 8:30 pm y, al igual que decenas de personas que la acompañan en la fila para tomar el transporte público, permanece en una esquina de Chacaíto aguardando por un asiento en el vehículo. Podría impacientarse y protestar, pero asegura que cuando lo ha hecho los conductores ni le responden, así que opta por sumergirse en la lectura de Orgullo y prejuicio.
Sameli Arteaga vive en Terrazas del Ávila y espera por un carro por puesto a un costado del Unicentro El Marqués, frente a la estación de servicio PDV de la avenida Sanz. “Si llueve tenemos que entrar en la bomba y aguardar hasta dos horas para subirnos a un vehículo. Igual pasa si ocurre alguna contingencia en Guarenas. Ahí sí que nos quedamos varados”.
A las 9:15 pm la oscuridad arropa la parada de El Arroyo, en El Hatillo. Noris Padilla se confiesa resignada. Trabaja en La Lagunita y dice que hasta allá no llega transporte público. A menudo debe caminar ocho cuadras o esperar que la busquen.
No son casos aislados. Se trata de una situación que afrontan en las noches en el sureste de Caracas quienes no cuentan con vehículo particular para llegar a sus hogares o al trabajo.
La mayoría de las unidades que van a El Hatillo, Baruta o Prados del Este salen de tres paradas que están ubicadas en las calles Guaicaipuro, Pichincha y Chacaíto, en El Rosal. Allí, los usuarios se quejan básicamente de dos cosas: que deben esperar mucho tiempo para subir a las camionetas y que los conductores incumplen el horario, que en teoría debe ser hasta las 11:00 pm.
El problema no concluye allí. Se trata de un sistema de transporte intermunicipal que afecta otras rutas de modo indirecto. Por ejemplo, los buses que viajan desde Chacaíto hasta El Hatillo tienen un retorno que no pasa por Las Minas de Baruta. Como consecuencia, los pasajeros que necesitan llegar hasta allá deben bajarse en La Trinidad y caminar hasta otra parada por donde pasen las unidades que provienen del casco de Baruta. Si la línea Sureste, que transita desde Chacaíto hasta El Hatillo, incumple su horario, los pasajeros no pueden llegar hasta la parada de La Trinidad y, por ende, no tomarán la camioneta que los lleva a Las Minas.
Emelyn Vallenilla espera frente a la parada del KFC de La Trinidad. Cree que sus opciones se resumen en un por puesto pirata o una larga caminata hasta su casa. “No es lejos, pero el problema es que es oscuro y nunca hay nadie. La policía siempre brilla por su ausencia”.

Problema espera respuesta
Transportistas pueden exigir diseño de plan intermunicipal
La inseguridad es la justificación principal que esgrimen los conductores de las líneas Prados del Este, Las Minas y Sureste, para terminar temprano su trabajo. Desde la concurrida calles Pichincha y Guaicaipuro, de Chacao, salen diariamente 255 unidades con 11 diferentes destinos: Alto Prado, Santa Fe norte, Valle Arriba, Santa Cruz del Este, Cumbres de Curumo, Las Minas, Plaza Las Américas, Santa Rosa de Lima, La Bonita, Urológico y El Hatillo.
Jhonny Cariel, fiscal de la línea Sureste que viaja a El Hatillo, asegura que su flota no permanece más allá de las 10:30 pm debido a la falta de vigilancia por parte de la Policía de Chacao, pero según ese despacho no tienen registro de denuncias formales referentes a hechos delictivos ocurridos a transportistas o transeúntes en esa zona.
Zuleima García, jefa de la División de Transporte Público de Baruta, explicó que las rutas tienen un horario de funcionamiento hasta las 11:00 pm, el cual incumplen. Cree que así como los transportistas se unen para exigir el aumento de la tarifa, deberían reunirse para solicitar el reforzamiento de la seguridad en un plan que pudieran llevar a cabo en los cuatro municipios, pero subrayó que las consecuencias de la inseguridad no pueden ser endosadas al usuario.

Cifra
106 denuncias sobre incumplimiento de los horarios de las rutas de transporte colectivo fueron recibidas en 2012 por la División de Transporte Público de Baruta. Zuleima García, jefa de la dependencia, señala que elaboraron cartas donde informaban de la situación al Instituto Nacional de Transporte Terrestre, pero no recibieron respuestas