• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Residentes de pensiones gastan más de lo que ganan

Orlando Rodríguez cumplió nueve años en la pensión Puente Nuevo, en la parroquia San Juan. En la habitación, que mide 2 metros cuadrados, prepara arepas y ve televisión | Foto William Marrero

Orlando Rodríguez cumplió nueve años en la pensión Puente Nuevo, en la parroquia San Juan. En la habitación, que mide 2 metros cuadrados, prepara arepas y ve televisión | Foto William Marrero

Quienes no tienen acceso a un inmueble han encontrado una opción en lugares de paso y en hospedajes de zonas populares. En la parroquia San Juan varias familias y hombres solitarios afrontan esa realidad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Orlando Rodríguez ha hecho de la habitación 51 de la pensión Puente Nuevo, en la parroquia San Juan, su hogar desde hace 9 años. Su antigüedad en el hospedaje le ha permitido equipar un hogar improvisado, que mide 2 metros cuadrados.

En ese pequeño cuarto, el hombre de 62 años de edad tiene artefactos que le ayudan a abaratar costos y a entretenerse. Uno de sus objetos más valiosos es un tostiarepa con el que, además de preparar el alimento para compartirlo con sus compañeros, tuesta trozos de pan y prepara huevos fritos. “A veces desayuno pan con mortadela y en el almuerzo trato de tomarme una sopa con un menú ejecutivo, que me cuesta 100 bolívares, para alimentarme bien”, dijo.

Al igual que la mayoría de los 30 hombres que viven en la pensión, Rodríguez no tiene la posibilidad de alquilar una habitación o apartamento; aún así, sus gastos mensuales superan su ingreso de 2.800 bolívares como personal de mantenimiento de jardinería en una empresa localizada en San Bernardino. Vivir en la pensión le cuesta 1.050 bolívares al mes, pues debe pagar por la habitación 35 bolívares diarios, y si destina 100 bolívares diarios a la alimentación, los gastos pueden alcanzar 3.050 bolívares mensuales.

Quienes viven en la pensión hospedaje Puente Nuevo son apenas una parte de la población de escasos recursos que no tiene acceso a un inmueble, y que no está incluida en los planes de la Gran Misión Vivienda Venezuela, que da prioridad a madres solteras, personas con discapacidad y familias. Aunque no hay un censo oficial, es una realidad que desde hace algunos años las personas de la tercera edad que no tienen casa y no pueden costear el alquiler de un apartamento terminen viviendo en pensiones del centro de la ciudad.

De acuerdo con el registro de la Comuna Simón Bolívar Casco Central, por lo menos 205 hospedajes están ubicados entre el Nuevo Circo y la parroquia Santa Teresa, y muchos son ocupados por hombres solos y familias de pocos miembros.


Independencia. En la habitación 15 vive José Gabriel García, de 80 años de edad. Aunque tiene aspecto de abuelo, no tiene hijos. “Siempre he sido independiente y por eso me gusta vivir así. Antes era mecanógrafo y vigilante de tránsito. Los 2.200 bolívares de la pensión me alcanzan para pagar la mensualidad y lo que queda, para comer”, dijo.

No todos los hombres de la tercera edad del hospedaje están pensionados y esperan que el Gobierno los ayude. César González Acosta, de 62 años de edad, al igual que su compañero Orlando Rodríguez, se registró hace dos años en la Gran Misión en Amor Mayor y no ha recibido respuesta.

“Tengo más de tres años viviendo aquí porque cuando me separé de mi esposa el más afectado fui yo. En las mañanas trabajo como empaquetador en un automercado y los 150 bolívares que gano por día se me van en pagar los 35 bolívares de la habitación y en la comida. Siempre me las ingenio para comprar el café más barato a los vendedores de la calle, trato de almorzar un menú de 50 bolívares y en los desayunos, pan con mortadela, que es lo más económico”, detalló.


Estudiar en la capital. Los jóvenes que desean independizarse o vivir en Caracas también deben hacer peripecias para mantenerse. Desde 2008 Juan Rodríguez, de 28 años de edad, se ha paseado por los papeles de estudiante y comerciante para poder cubrir sus gastos desde que decidió salir de Barquisimeto a estudiar Letras en la Universidad Central de Venezuela.

“Estoy en el décimo semestre con materias de otros periodos. Espero graduarme pronto, pero no se me ha hecho fácil concentrarme en los estudios mientras debo estar pendiente de comprar comida en la calle, de cubrir mis gastos y de pagar los 2.000 bolívares por la habitación en la que vivo en El Valle”, expresó.

Sólo el pago de la habitación representa 81% del ingreso mensual del estudiante, que gana sueldo mínimo. En las mañanas vende películas en la UCV y por las tardes estudia. Cuando no puede acudir al comedor, opta por menús ejecutivos: “Son la opción más económica para alimentarse. Aunque no soy vegetariano, a veces prefiero esa comida, que es más sana y completa y no me cuesta más de 50 bolívares”.


El Dato

Las pensiones, además de ser utilizadas para pernoctar por quienes no tienen vivienda, también han sido objeto de tomas ilegales en algunas parroquias. Sin embargo, no existen cifras oficiales de las invasiones de esos negocios en Caracas


La Cifra

205 pensiones hay entre el Nuevo Circo y la parroquia Santa Teresa, de acuerdo con el registro de la Comuna Simón Bolívar Casco Central