• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Puente Baloa, de cara al Guaire

Como estructura no tiene ningún encanto y su diseño corrobora la filosofía de la mayoría de los puentes de Caracas: espacios para conexión de vehículos | Cortesía

Como estructura no tiene ningún encanto y su diseño corrobora la filosofía de la mayoría de los puentes de Caracas: espacios para conexión de vehículos | Cortesía

Aquí comienza la gran oportunidad de crear zonas que ordenen el transporte público y deriven en un desarrollo de la ribera del Guaire como gran eje urbano integrador

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Puente Baloa está íntimamente ligado a la redoma de Petare y a la muchedumbre que cotidianamente se mueve entre la amalgama de cosas que ocupan y vandalizan los lugares peatonales. El último puente de la ciudad está ubicado en un lugar que en lengua caribe significa “de cara al río”.

Pet-are (cara-río). Está convertido en un terminal de transporte auxiliar en la redoma donde estacionan busetas, mototaxis y buhoneros, que entorpecen la mirada al río y ocupan las aceras.

Como estructura no tiene ningún encanto y su diseño corrobora la filosofía de la mayoría de los puentes de Caracas: espacios para conexión de vehículos. Sin embargo, su importancia reside en la fuerza que toma allí el paisaje natural y construido, que hace posible ³soñar² como un punto esencial en una estrategia de transformación urbana, con énfasis en la movilidad peatonal y en la creación de interesantes sitios públicos vinculados con el río. Un estudio de la Universidad  Simón Bolívar señala que 80% de la gente que vive alrededor de puente Baloa se mueve a pie.

Basta una mirada para darse cuenta de esas posibilidades: una interesante perspectiva del Ávila; el encuentro de varios cursos de agua que, a pesar de la mugre, forman un paisaje que se impone; la fuerza de la vegetación en las riberas del Guaire; un eje de arquitectura patrimonial agrupado sobre un par de colinas, el casco histórico de Petare, al oeste,y la hacienda El Toboso (casa del siglo XIX que fue propiedad de Tito Salas y que debería ser un importante centro de actividad cultural de escala metropolitana), así como la iglesia del Carmen, al este. Esto, en el marco de los incontables barrios de Petare, parte esencial de la identidad social y cultural de la zona.

Para hablar de ese espacio de oportunidades, sobre el que se han realizado muchos proyectos y ejercicios académicos, nos reunimos con Ignacio Cardona, arquitecto y diseñador urbano, que ha estado trabajando en varios barrios de Petare y, entre otras cosas, ganó el concurso de la Alcaldía Metropolitana para conectar peatonalmente la antigua casa Borges (ahora Centro Cultural Simón Díaz) con los barrios aledaños, cosa que lamentablemente aún no ha sucedido.

 

#Semanadel peatón

Dentro de la programación de la Semana del Peatón siguen el martes 22 (7:00 pm) un picnic urbano en la plaza Candelaria; el jueves 24 (6:30 pm) la tertulia Sobre la marcha, en El Rosal, en el área recuperada por Banesco, justo antes del paso bajo la autopista; y el sábado 26 (11:00 am) la segunda Masa Crítica Peatonal, que va de la intersección entre las avenidas Fuerzas Armadas y Urdaneta hasta la esquina de Amadores de La Pastora, conmemorando el nacimiento del “Santo Peatón” José Gregorio Hernández, quien murió arrollado por uno de los primeros carros en Caracas.

Para ir a pie por la costanera

Ignacio Cardona, arquitecto y diseñador urbano, nos dice: En el imaginario de Caracas, Petare tiene algo de sensación de fin de mundo, de espacio donde la ciudad se va descosiendo. Sin embargo, sus potencialidades son inmensas, aunque su transformación, estoy convencido, debe ser objeto de un plan macro que necesita del concurso de todos los entes: municipal,estatal, metropolitano, nacional (ministerios, Metro).

Puente Baloa es un punto que debe ser integrador de Petare, abrir su relación con el sur de la ciudad y alimentar la conectividad tanto peatonal como de transporte público hacia el otro lado del río. De esa manera se descongestionaría la redoma que está sobrecargada: son 12.000 personas las que se mueven por allí en horas pico. Desde la  Alcaldía de Sucre se desarrolló un plan que proponía crear un terminal de transporte en un terreno aledaño al puente, hoy ocupado por un estacionamiento, y a través de él fomentar la conexión de barrio Unión (usando el bulevar Caruto, que dibuja la antigua línea del ferrocarril) con puente Baloa y el sur de la ciudad.

Aquí el Guaire tiene la ventaja de que la autopista no está asociada a él y cualquier transformación no tiene que cargar con eso. Es fácil imaginar una avenida costanera que vaya hasta Las Mercedes, más integrada al río, con senderos peatonales, canales exclusivos para transporte público, parques y ciclovías.