• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Pueden encontrarse tesoros en recorrido de los siete templos

Iglesia de San Francisco en Caracas/Williams Marrero

Iglesia de San Francisco en Caracas/Williams Marrero

Funcionarios de los cuerpos de seguridad custodiarán las iglesias hasta el Domingo de Resurrección, día en que termina el permiso de los vendedores informales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las iglesias del casco histórico de Caracas son un tesoro en sí mismas. Detrás de los muros, naves, salones y capillas se conservan reliquias de la fe cristiana de los períodos colonial y republicano. Son construcciones que vale la pena observar durante el recorrido por los siete templos que hacen los fieles cada Jueves y Viernes Santo, muchas de ellas recuperadas después de haber soportado los terremotos registrados en la capital.

La logística de cada templo está programada para recibir a los fieles. Funcionarios de Protección Civil, Bomberos y estudiantes de la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad están atentos a cualquier eventualidad. Hacen guardia desde el Viernes de Concilio y custodiarán las iglesias hasta el próximo domingo.

Los vendedores informales ofrecen sahumerios, rosarios e imágenes de santos. Stefany da Costa, del grupo Urbanimia, destaca que no importa si se es ateo o cristiano para conocer la arquitectura religiosa de la ciudad: “Es importante ser partícipe de una tradición tan sentida para los venezolanos. Conocer las iglesias y lo que hay en su interior”.

La tradición de la visita a los siete templos sirve para recordar a Jesús en la víspera de su llegada al calvario. También se dice que mientras estaba crucificado, Jesús rezó siete veces y la imagen de Nuestra Señora de los Dolores –que representa el sufrimiento de María durante la pasión de Cristo– tiene un corazón con siete espadas clavadas.

Feligreses como Sonia Barreto acostumbran visitar los siete templos cada año. Explica que camina desde su casa, en Monte Piedad, dando gracias a Dios por todo lo recibido: “Si Dios cumple contigo, por qué tú no vas a cumplir con él”.