• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Protestaron frente a la AN por secuestros

El plagio de Nancy Hernández, fue hace 18 días. Este caso fue el detonante de la protesta. La mujer es la quinta víctima secuetrada en su familia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Alrededor de 180 personas de Guasdualito, estado Apure, protestaron frente a la Asamblea Nacional y de la Vicepresidencia de la República para exigir que se tomen medidas de seguridad por los secuestros en la entidad. Exigieron además que investiguen el paradero de Nancy Hernández de Urdaneta, que hoy cumple 18 días en cautiverio.

Hernández, de 61 años, fue secuestrada el 10 de noviembre en la avenida Táchira de Guasdualito. Los hombres, que aún no se han comunicado con la familia, la sacaron de su vehículo y se la llevaron. Es la esposa del dueño de una empresa de transporte de maquinaria pesada que trabaja con Pdvsa.

Los vecinos de Guasdualito señalaron que en los últimos tres meses hubo tres secuestros. Indicaron también que algunas de las víctimas son ganaderos.

El plagio de Hernández fue el detonante de la situación, por lo que se generaron protestas.

Como los manifestantes no obtuvieron respuestas de los organismos policiales regionales, el lunes pasado fueron a Caracas para presionar a los funcionarios.

Quinto secuestro. Rosana Urdaneta, hija de la secuestrada, dijo que este es el quinto secuestro de un miembro de su familia. El primero fue el de su hermano, Roland Urdaneta, a quien secuestraron tres veces: en 1996 ­estuvo desaparecido 21 días­, en 2006 ­logró escapar­ y en 2007 ­estuvo cautivo durante 14 días­. En dos oportunidades, los familiares pagaron el rescate, y nunca han denunciado por temor a represalias.

En 2000 secuestraron a un nieto de Hernández de Urdaneta, de dos años edad, pero lo encontraron cuando lo cruzaban por un río. "Vivimos en zozobra y nos sentimos humillados. Estamos cansados y por eso ahora sí los denunciamos", dijo Rosana Urdaneta.

Aseguró que se ganaron el aprecio de los habitantes porque el negocio familiar es intachable y ayudan a los necesitados sin esperar nada a cambio.

Vecinos señalaron que la mayoría de los secuestros no se denuncian por miedo y apenas cinco casos fueron reportados en la policía de la entidad.