• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Plan San Antonio causa incertidumbre en agricultores

23 familias habitan los terrenos de la antigua hacienda San Antonio / El Nacional

23 familias habitan los terrenos de la antigua hacienda San Antonio / El Nacional

El proyecto aprobado incluye la desafectación del área rural, pero los trabajadores desconocen su destino

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Sin certeza alguna sobre su destino inmediato se encuentran los habitantes de la antigua hacienda San Antonio, ubicada en El Hatillo, luego de que el 6 de noviembre de este año el Concejo Municipal aprobara el cambio de zonificación para el sector. Esa decisión permitiría la construcción de 613.000 metros cuadrados en 32 hectáreas de terreno, entre la urbanización El Cigarral y el supermercado La Muralla, justo donde ahora 23 familias viven y cultivan la tierra en parcelas arrendadas.

José Lira es uno de los tantos agricultores portugueses que residen en el lugar desde hace décadas. Con su pequeña nieta en brazos explicó que hace años le cancelaban el alquiler de la parcela a la Arquidiócesis de Caracas, antigua propietaria del terreno. Hasta hace seis años, cuando el abogado Álvaro Sucre les habría planteado llegar a algún acuerdo para que desalojaran el sector, explicándoles que era el representante de una compañía privada que construiría en el sitio.

“Acá nosotros sembramos lechugas, berro, brócoli, coles, cebollín, ocumo y cambur desde hace más de 20 años. No sabemos qué vamos a hacer y a dónde nos tendríamos que mudar si llegaran a desalojarnos. Además, nos parece injusto que nos llamen invasores cuando tenemos décadas viviendo en este sector”, dijo María Ponte.

Para entrar a los terrenos de la antigua hacienda San Antonio, donde residen las 23 familias arrendatarias de las parcelas, hay que dirigirse hacia la vía El Seminario, en dirección al casco histórico de El Hatillo y tomar alguna de las entradas que conducen a los terrenos.

Lira explica que esos linderos limitan en un extremo con El Cigarral, con la avenida principal de La Boyera, también con El Seminario, Cantarrana e inclusive hasta más arriba de la montaña por el Alto Hatillo.

Ponte, cultivadora del lugar, aseguró que luego de que el terreno cambió de dueño empezaron a pagar el alquiler a un tribunal agrario, pero posteriormente, cuando obtuvieron protección del INTI, les habrían explicado que se trata de un área de propiedad estatal por la cual no deben cancelar monto alguno.

Nancy Goncalves, otra cultivadora de la zona, espera que de llegarse a concretar la construcción de edificios y comercios en las parcelas, por lo menos hayan pensado en la reubicación de las familias: “Es lógico pensar que no coexistiremos con un centro comercial al lado; pero nosotros no tenemos casa propia. Ojalá que piensen en eso”.

La propuesta aprobada del Plan San Antonio incluiría la construcción de 612.600 metros cuadrados, entre los cuales se destinarían 25.600 metros al uso residencial (al norte de la carretera Los Naranjos-La Muralla); 32.600 metros al uso mixto UM1 (al norte y sur de la carretera); 535.000 metros al uso mixto UM2, entre la carretera y la quebrada interna del parcelamiento; y 19.400 metros al uso ECR, educacional religioso. Urbanistas han señalado que ese proyecto no está ajustado a la ordenanza del sureste que rige el municipio.

Revisión en cámara

Reinaldo Díaz, concejal electo de El Hatillo por Voluntad Popular, señaló que el Plan San Antonio seguirá bajo observación, pese a que fue aprobado por la cámara saliente.

El acuerdo para detener la desafectación de 33,5 hectáreas en el sector San Antonio se logró en consenso entre los 14 ediles y el alcalde David Smolansky. “El plan establece la urbanización en esta área, para un uso residencial y también comercial, con edificios de oficina. El problema es que esto puede colapsar la vialidad en los accesos de La Boyera y El Cigarral, que tienen 11.000 habitantes. El plan será presentado ante las comunidades y urbanistas”.