• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

En Petare esperaron 6 años por el gimnasio vertical

El edificio tiene siete niveles, una sala de máquinas, cancha de usos múltiples y pista de trote

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Sólo faltan cinco días para que la comunidad de El Dorado, en Petare, pueda utilizar el gimnasio vertical del mismo nombre, financiado y construido por la Alcaldía de Sucre. De 6:00 am a 9:00 pm estarán abiertas las puertas, sólo para residentes del municipio.

Quienes visiten las instalaciones -a partir del sábado en la mañana- tendrán acceso a un edificio de siete niveles, con sala de máquinas, cancha de usos múltiples (fútbol, básquet y voleibol) y una pista de trote, diseñada de manera circular para facilitar el recorrido.

De forma gratuita se dictarán clases de esgrima, judo, kárate, bailoterapia, salsa casino y hasta instrucciones de boxeo, con un ring propio, en el tercer nivel del recinto.

Todas las áreas están acondicionadas con rampas para personas con discapacidad y, además, hay 250 casilleros, sanitarios y duchas. Las paredes están revestidas con malla metálica, que permite la ventilación constante del recinto y una visión íntegra del casco urbano de El Dorado y Campo Rico. Todo el edificio tendrá Internet con conexión inalámbrica wifi.

Los antecedentes del proyecto se remontan a 2005, cuando Vilma Vaamonde, dirigente vecinal de El Dorado, pensó en dejar como herencia a los jóvenes de la comunidad un área que sirviera de vía de escape a la violencia. Recuerda que en 2005 la asociación de vecinos de entonces se dirigió a la Unidad de Proyectos Especiales de la Alcaldía de Sucre. Sin embargo, fue en 2008 cuando se aprobaron los recursos.

"La alcaldía compró ese terreno en 1992, durante la gestión del alcalde Enrique Mendoza, quien lo traspasó a Fundasucre, como ente adscrito a la alcaldía. Luego se convirtió en estacionamiento durante muchos años, por falta de planificación. El 25 de enero de 2009, el alcalde Carlos Ocariz aprueba el proyecto y empezaron los trabajos en 2009".

Limitaciones. Hubo contratiempos. Vaamonde recuerda que en 2010 fueron acosados por un colectivo de invasores, que intentaron paralizar la construcción y tomar el terreno por la fuerza. Puertas adentro del gimnasio, con el equipamiento deportivo ante sus ojos, dice sentirse satisfecha del trabajo hecho. "A veces uno se cansa. Por eso quiero que la juventud se involucre, para que el día de mañana esto no se vuelva un rancho", afirmó en relación con los 50 empleos, entre directos e indirectos, que generará el recinto para personas de la comunidad.

María Laura Fernández, residente de El Dorado, será quien reciba a los inscritos del gimnasio en la recepción. Después de varios meses sin trabajo, consiguió empleo. "Llevé el currículo a la Alcaldía de Sucre y quedé seleccionada. A mí me emociona no sólo trabajar aquí, sino ser testigo de la evolución de la obra, bloque por bloque, paso a paso".