• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Paseo Los Próceres vuelve lentamente a la normalidad

Volvió la calma en Los Próceres / Manuel Sardá

Volvió la calma en Los Próceres / Manuel Sardá

Deportistas recorrieron la vía, luego de que por diez días la zona estuviera congestionada por las exequias de Chávez

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El paseo Los Próceres recupera poco a poco su rostro. Desde ayer, el tránsito vehicular fue nuevamente abierto en ambos sentidos: hacia la derecha, desde el puente que comunica el terminal de La Bandera hacia el monumento de Los Monolitos, donde todavía conos naranjas bloquean el acceso vehicular; y, hacia la izquierda, hasta el paseo Los Símbolos.

A diferencia de los últimos días diez, cuando la larga avenida Los Próceres y las urbanizaciones aledañas estuvieron congestionadas, debido a la gran movilización de personas que peregrinó hacia la Academia Militar para despedir personalmente a Hugo Chávez; ayer no quedaban seguidores apostados en la grama, así como tampoco se vieron militantes en actitud de vigilia.

El silencio, la brisa suave, las hojas amarillas amontonadas en las raíces de los árboles, y cientos de botellitas plásticas de agua mineral vacías, desechadas sobre los márgenes del paseo; daban muestra de un jolgorio concluido, de una fiesta terminada.

Nada de música, joropo, ni pañoletas rojas. Tampoco comercio informal. Los buhoneros se tomaron la jornada libre. No había ni un solo tarantín, de los que durante todos estos días poblaron el puente que enlaza con La Bandera. Ni siquiera las franelas con los ojos de Chávez se veían. Nada de tapices, banderas, sombreros, helados, algodones de azúcar, empanadas o tequeños. Ayer solo quedaban desechos sólidos sobre las aceras.
Deportistas retoman sus espacios habituales.

Las familias no fueron las únicas que salieron a recorrer el paseo, también los hicieron ciclistas y trotadores, algunos de los cuales expresaron su inconformidad por el grado de deterioro en el que quedó el bulevar.
“Todo está descuidado. Creo que debieron de hacer un plan para que la gente no viniera para acá”, dijo Tomás Piñero, mientras trotaba.

Isael Pimentel piensa parcialmente distinto. Cree que por haber sido un militar quien falleció, es comprensible que la capilla ardiente se haya hecho en Fuerte Tiuna, pero considera que los organizadores de las actividades debieron prever las consecuencias de que tanta gente visitara el sitio, para planificar logísticamente la recuperación inmediata del espacio.

“Deberían de tomar en cuenta que este lugar también es utilizado por deportistas”, sugirió Pimentel. Por su parte, Alexander Pérez tomó precaución de que la grasa escurrida en el asfalto por las ventas informales de comida no lo afectara mientras manejaba su bicicleta. “Tendría que haber cuadrillas de limpieza haciendo el mantenimiento del paseo. Esto hace dos semanas no estaba así. Ahora quedó destruido: la grama desapareció y los jardines están secos”, aseguró Pérez, quien dijo entrenar siempre en el mismo lugar.

Descanso en Longaray
Vecinos del sector Longaray en El Valle, dijeron estar complacidos de que finalmente ayer terminaran los actos en honor al presidente fallecido Hugo Chávez, pues aseguran que durante los últimos diez días no podían descansar ni durante el día ni por la noche. “Lo más tormentoso fue el ruido y las colas para entrar y salir de El Valle, especialmente en horas pico, cuando podías tardar hasta una hora para salir de tu casa y tomar la autopista”, dijo Alex Palma, residente del sector.

Otros habitantes de Longaray expresaron una queja inédita: el domingo 10 de marzo no tenían pan para desayunar, pues fue tanta la gente que visitó esta urbanización para alimentarse mientras esperaban acceder a la capilla ardiente de Chávez, que las provisiones se terminaron temprano.