• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Organización vecinal en Píritu suple deficiente servicio de aseo

Vecinos de Píritu en Petare se organizan para suplir servicio deficiente de aseo en el sector / Iraima Meneses

Vecinos de Píritu en Petare se organizan para suplir servicio deficiente de aseo en el sector / Iraima Meneses

Más de 400 hogares se benefician del programa.  Los vecinos de la comunidad petareña pagan una cuota semanal para mantener aseadas las calles

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cansados de un problema que padecen desde hace más de tres décadas, los habitantes del barrio Píritu, localizado en el kilómetro 3 de la carretera Petare-Guarenas, decidieron organizarse para recoger los desechos sólidos de la comunidad.

La iniciativa la expuso hace siete años Alci Arocha, miembro del consejo comunal del sector, quien propuso que cada una de las familias de la zona pagara un módico aporte por el servicio de recolección de basura a domicilio y posterior envío al contenedor más cercano, para que allí los retire posteriormente la empresa municipal de aseo. El programa, que beneficia a más de 400 hogares, se lleva a cabo de lunes a sábado.

Los vecinos explican que se trata de una actividad de autogestión, que busca dar respuestas a un problema irresoluble por parte de las autoridades a las que compete.

“Esto ha sido así toda la vida porque la empresa responsable, Sabenpe, alega que no tiene vehículos para buscar la basura, un problema que ocurre a pesar de que nos cobran el servicio del aseo y del relleno sanitario en el recibo del agua y de la luz”, asegura José Rafael Escalona, habitante del sector.

A pesar de que los habitantes del barrio Píritu celebran que sus calles están limpias, creen que la iniciativa original ha perdido efectividad con el pasar de los años. “Antes teníamos cuatro trabajadores, ahora sólo hay dos”, refiere Doris Urbina, líder vecinal del sector.

Urbina destacó esta idea como ejemplo de convivencia, pues surgió de un dirigente comunitario del que difiere políticamente. De allí que destacó cómo los miembros de la comunidad, a pesar de las distancias ideológicas, trabajan juntos cuando quieren resolver los problemas. Sin embargo, admitió que el programa ha desmejorado un poco debido a que muchos vecinos se niegan a pagar el servicio.

“Sí, reconozco que rompo el equilibrio del grupo y que ya no colaboro como hacen otros vecinos, pero dejé de pagar porque quien recoge la basura es muy grosero. La gente tiene que aprender a tratar bien a los demás”, expresó Isabel Ramírez, quien desistió de cancelar la cuota semanal de 15 bolívares.

LOS TESTIMONIOS

Erika Méndez

Barrendera de la comunidad

“Llevo dos años barriendo las calles. Me levanto temprano, llevo a mi hija al colegio y enseguida me pongo a trabajar. Comienzo en la cancha y luego voy bajando hasta la carretera. Me gano 300 bolívares semanales. Y sí, me gusta mi empleo porque con eso mantengo a mis dos hijas, ya que soy madre soltera”.

Gladys Martínez

Vecina del barrio La Parrilla

“El problema tenemos que resolverlo nosotros porque las autoridades siempre nos dicen que no tienen camiones para recoger la basura. Aquí la gente se acostumbró a vivir como miserables y nos hemos vuelto conformistas. Hay que exigir respuestas, pero la gente quiere que todo les llegue por la gracia del Espíritu Santo”.


Problema político

El presidente del Imapsas, Norberto Bausson, no duda de que el problema de la recolección de basura en la jurisdicción tiene que ver con un juego político.

Bausson asegura que desde que comenzó este año han instalado 36 cajas intercambiables de basura en las comunidades y han puesto a trabajar a 150 unidades recolectoras en las calles. Sin embargo, el problema radica en el pago del servicio: el traslado diario hasta La Bonanza de 1.100 toneladas de desechos cuesta 30 millones de bolívares al mes y la alcaldía asegura que sólo alcanza a recaudar 15% de ese monto.

“Las tarifas estaban congeladas desde 2004 y se liberaron en 2010, hicimos un estudio y una propuesta de ajuste. Recogimos 12.000 firmas de apoyo de los vecinos, pero los concejales nos ignoraron. Todo el mundo sabe que se trata de un problema político y así lo resolveremos en diciembre”, recalcó Bausson.