• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Obras de Ciudad Tiuna marchan con lentitud

Varias torres de Ciudad Tiuna fueron prometidas antes de febrero y no han sido terminadas | Foto: Leonardo Guzmán

Varias torres de Ciudad Tiuna fueron prometidas antes de febrero y no han sido terminadas | Foto: Leonardo Guzmán

La edificación de dos torres de la manzana 5 del urbanismo presenta retrasos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un cartel pegado en una pared del piso 1 de la Tribuna C de La Rinconada recuerda una vieja promesa del Gobierno: entre noviembre y febrero las torres 35 y 36 de Ciudad Tiuna serían ocupadas por damnificados.

Los plazos fijados no fueron cumplidos. En la torre 36, de 15 pisos, sólo hay pilotes y algunos montoncitos de arenilla. “Nunca se ve gran movimiento. Desde el año pasado no avanzan en la construcción. Al pedirle explicación a los encargados dicen: ‘No hay presupuesto o faltan obreros para terminarla”, asegura un vecino.

La última entrega en la manzana 5 de Ciudad Tiuna ocurrió en diciembre. Varios damnificados pudieron tener sus viviendas en la torre 34. “Estamos agradecidos, pero faltó concluir el urbanismo. Hay fallas y déficit de transporte”, indicó una vecina.

Con los escalones agrietados, fallas en los marcos de las ventanas y filtraciones en las paredes se acostumbraron a perseguir a los constructores rusos. “No se ven casi nunca. Vinieron el viernes y se les hizo el reclamo de los problemas en construcciones. Explicaron que la presión del agua, la cual ha subido, originó filtraciones”, indicó una vecina.

Los habitantes de la torre 34 se acostumbraron a solucionar sus inconvenientes. Improvisaron un camino entre los matorrales para facilitar la movilización en el urbanismo. Hicieron un canal en el suelo para desviar el agua de una torrentera. Arreglaron filtraciones con materiales financiados por ellos.  

La presencia de los obreros es imperceptible en la manzana 5. Son menos de 10 trabajadores de la empresa Nania & Nania Construcciones –encargados de la obra financiada por el convenio del país con Rusia– distribuidos en los terrenos correspondientes a las torres 35 y 36. “Debería haber vías, parques y centros de cuidados de niños, pero no es así. Hemos tenido que terminar, muchas veces, el trabajo que no hicieron los rusos”, explicó un vecino del urbanismo.

 

En construcción. En Fuerte Tiuna hay construcciones de empresas rusas, chinas y bielorrusas. La compañía asiática Citic Group está en la conocida entrada de las caballerizas. Allí construyen un lote de viviendas para damnificados y otro proyecto para familias de clase media, y el movimiento de obreros no cesa.   

Sin embargo, en las cercanías de la entrada de Las Mayas predominan las construcciones de rusos y bielorrusos. De acuerdo con vecinos no se nota circulación en esta área de muchos obreros.

Los nuevos habitantes de Ciudad Tiuna ansían que concluyan el CDI, la Sala de Rehabilitación Integral y algunos colegios. Hay conjuntos residenciales sin colegios ni guarderías.

Quizás la manzana 18 de Ciudad Tiuna es una de las más avanzadas. En el sitio se encuentran edificios completamente habitados. Sin embargo, el contraste es desigual al mirar a los alrededores: terrenos baldíos, pilotes alzados y maquinarías pesada.

En la manzana 18 cuentan que tienen una situación parecida a los habitantes de la 5. Algunas personas que residen en el sitio explican que existen fallas en la construcción y en los servicios.

Infiltrados

Los refugios de La Rinconada siempre están repletos de familias. De acuerdo con damnificados de las tribunas A y C se han repoblado los albergues por grupos infiltrados.

“Son visitantes o arrimados de familias damnificadas al principio. Como vienen con niños, siempre se les brinda apoyo con comida por solidaridad. Luego terminan metiéndose en los cubículos vacíos y exigen viviendas. Eso es producto de la falta de vigilancia de los encargados del refugio, pues casi nunca vienen a revisar”, explicó una damnificada del hipódromo.   

En noviembre se intentó desalojar a 32 familias de la Tribuna A por no estar en los registros del refugio como damnificados.