• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Niños recrearon Petare sobre papel y plastilina

Tuvieron 25 minutos para plasmar su visión del lugar | Foto: Omar Véliz

Tuvieron 25 minutos para plasmar su visión del lugar | Foto: Omar Véliz

La organización Plastilinarte guió a una veintena de participantes en un recorrido por el casco central de la populosa parroquia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En la plaza de Petare, donde la estatua ecuestre no es de Simón Bolívar sino de Antonio José de Sucre, 20 niños escuchan atónitos que las baldosas sobre las que pisan tienen más de 2 siglos de construcción. Más sorprendente aún para ellos, esa plaza y la iglesia contigua fueron el epicentro de la fundación de Petare; un asentamiento distinto al que hoy ellos mismos habitan, rodeado de ranchos y edificios.

En el taller Petare de Plastilina: arquitectura para niños, organizado ayer por Plastilinarte, una veintena de niños habitantes de la populosa parroquia fueron guiados en un recorrido por la plaza del casco, donde la arquitecta Bernadette Guzmán les explicó el sentido que para la época de la colonización, tuvo la construcción de calles empedradas y casas llenando cuadrículas en torno a la plaza y la iglesia.

"Es un acercamiento lúdico a la arquitectura de la ciudad, desde sus orígenes. Aunque los participantes del taller viven en Petare, no han tenido mucha consciencia de por qué esta es una zona distinta a otras como Chacao o Caricuao", dijo Antonio Villarroel, fundador de Plastilinarte y que fungió de guía para los niños.

Del Museo de Arte Colonial de Petare a la plaza, apenas hay dos cuadras, pero en el paisaje hay más de 15 casas que aún conservan altos pórticos y balcones pronunciados. Después de una charla, los pequeños tuvieron la oportunidad de dibujar en hojas carta lo que más les llamó la atención de la actividad. Afincados en el suelo o sobre la espalda de algún compañero, tuvieron 25 minutos para plasmar su visión del casco. Jonah, de 7 años, dibujó tres esferas unidas por una columna, que para él simbolizan la fuente de la plaza. "Es lo más bonito y lo más fácil de hacer, aunque quisiera que esa cascada tuviera agua", expresó.

Otros, como Jonardaly, de 8 años, prefirieron dibujar la iglesia, por cuestiones de simplicidad, como ella misma admitió: una torre con una cruz y un campanario son más sencillos que la perspectiva angular de la base de la estatua del mariscal Sucre, dibujada por Juan Andrés, de 12 años. "Esto no se construyó de la noche a la mañana. Eso nos enseña que tenemos que cuidar nuestra ciudad", enfatizaba Bernadette Guzmán.

Dos horas después, a mediodía, los niños fueron guiados de vuelta al museo, donde una gran mesa con plastilinas y tizas de colores los esperaban para dar vida a sus creaciones.

"Es la primera experiencia que tenemos en Petare y fue muy buena. Esperamos repetirla pronto", expresó Villarroel.