• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Niños especiales esperan por plantel desde hace dos años

Filtraciones afectan Institución Docentes de la Unidad  Educativa de Educación Especial Lola Amengual de Gondelles | Foto: Manuel Sardá

Filtraciones afectan Institución Docentes de la Unidad Educativa de Educación Especial Lola Amengual de Gondelles | Foto: Manuel Sardá

Retrasos en los trabajos de remodelación de la escuela afectan a 70 niños con discapacidad motora

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

FORMACIÓN Falta de capacitación docente preocupa a educadores

La Escuela de Educación Especial Bolivariana Maquiritare, en San Bernardino, perdió el resplandor hace varios años. Los salones, el comedor y el pequeño patio que antes ambientaban el lugar fueron sustituidos por montañas de escombros y tierra removida.

Con el fin de ampliar sus salones, desde hace dos años se ejecutan obras para rehabilitar la institución, que atiende a casi 70 niños con discapacidad motora, pero hasta la fecha ni una pared nueva se ha levantado.

Los pocos trabajos que se han realizado quedaron paralizados hace tres semanas, a raíz de que el grupo de obreros de la construcción comenzara la discusión de su contrato colectivo, por lo que las esperanzas de las familias y de los docentes de contar este año con un colegio totalmente renovado han ido desapareciendo, afirmaron Edgar Machado, Nelly Aguilera y María Cerezo, representantes de la Federación Venezolana de Maestros.

Mientras tanto, los alumnos de la institución, cuyas edades son de 7 a 16 años, recibieron clases, primero en una casa hogar en la misma cuadra, pero no se adaptaba a los requerimientos de los niños. Ahora son atendidos en el preescolar Jesús Niño, en Sarría, que tampoco cuenta con las condiciones adecuadas y que comparten con estudiantes regulares, aseguró Machado.

Un vigilante de la construcción señaló que anteriormente el colegio contaba con un servicio de transporte de la Alcaldía Metropolitana para trasladar a los niños, que en su mayoría utilizaban sillas de ruedas y prótesis, hasta la estación del Metro de Bellas Artes, pero desde hace un par de años dejó de funcionar. La mudanza afecta a algunos padres y representantes, quienes deben movilizar a sus hijos por sus propios medios a un lugar mucho más apartado.

Pese a las irregularidades, los directivos del plantel decidieron no denunciar el caso por temor a represalias de parte del Ministerio de Educación.

Atención reducida. La situación de los niños del Maquiritare, ahora trasladados a un preescolar regular,  preocupa a la comunidad. El 12 de marzo de 2012, la ministra de Educación, Maryann Hanson, anunció transformaciones en la modalidad educativa especial, encaminadas a modificar el enfoque de las instituciones e incorporar a estos niños a escuelas regulares.

El director del Centro de Investigaciones Educativas de la Universidad Central de Venezuela, Luis Bravo, indicó que aunque parte de la aplicación del proyecto de ley fue detenido por el rechazo de la opinión pública, el plan continúa con la difusión del modelo de integración de esos muchachos a la educación tradicional.

A juicio del especialista en políticas públicas para personas con discapacidad, Juan Kujawa, la medida reduce la atención asistencial a los niños con esas condiciones. “Puede afectar porque el niño no está recibiendo la misma atención de antes. Probablemente la escuela nueva les queda más lejos que en la que estaban inicialmente. Los docentes

no tienen capacitación ni formación sobre cómo tratar a personas con discapacidad”,explicó.

amontilla@el-nacional.com