• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

“Mostré mi credencial de fotógrafo y la Guardia Nacional me reprimió peor”

El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa contabiliza 20 agresiones a periodistas durante protestas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Gabriel Osorio, fotógrafo de Orinoquiaphoto, mostró su acreditación de reportero gráfico ayer, a las 9:15 pm, aproximadamente, a un grupo de militares para evitar ser agredido en las protestas de Chacao.

“Yo estaba en la calle Sucre, tomaba fotografías para la agencia de fotografía  y seis efectivos se me acercan con sus armas. Mostré mi credencial de prensa y la Guardia Nacional me reprimió peor, empezaron a dispararme perdigones y corrí. Lograron acorralarme en una esquina, me apuntaron y pegaron con la cacha de sus armas en la cabeza, caí al piso y gritaba que era de prensa, pero comenzaron a darme patadas en el piso”, aseguró.

El resultado de la fuerte golpiza fue varias costillas rotas, dos heridas profundas en la cabeza, quemaduras por perdigón en una pierna y lesiones en el área lumbar.

A Osorio intentaron despojarlo de su cámara fotográfica y la mascarilla antigases, pero no lo lograron. “Me movieron la mascarilla y tragué mucho gas. Quisieron robarme, solo que pude arrastrarme y escapar. Llegué a una calle ciega y se me fueron los tiempos”, agregó.

El fotógrafo fue auxiliado por los vecinos que lo llevaron a un edificio, mientras esperaba a los médicos de Salud Chacao. Las agresiones a periodistas en las protestas del país ascienden a 20, según cifras expuestas en un comunicado del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa.     

Osorio cuenta como uno de los cinco periodistas en la lista del SNTP golpeados. Él no pudo reconocer a sus agresores porque tenían mascaras contra gases, pero prevé denunciar en organismos públicos.

El Estado debe brindar protección a los trabajadores de los medios de comunicación cuando estén en la cobertura de pautas, pero esto no ha ocurrido en los últimos días, según el comunicado del sindicato.

No solo se ha arremetido en contra de los reporteros venezolanos. Jorge Pérez Valery y Juan Pablo Bieri, corresponsales colombianos de la Red Más Noticias, fueron maltratados y robados el sábado por la Guardia Nacional, mientras que Mariana Cadenas, reportera de la Agencia France Press, fue golpeada y despojada de pertenencias por manifestantes.  

El SNTP, adicionalmente, cuenta 11 detenciones y 5 robos, que incluyen material de trabajo, a periodistas durante la cobertura de las protestas.

Intolerancia. María Iginia Silva, periodista de Globovisión, fue asediada el sábado, en la noche, por un grupo de manifestantes en la plaza Altamira. “Hacía entrevistas, pero debí interrumpirlas. Algunos manifestantes nos insultaban y lanzaron un objeto contundente, que impactó contra la cámara. Nos empezaron a perseguir, pese a que otras personas intentaron detenerlos”, explicó.

Marianela Balbi, directora ejecutiva del Instituto Prensa y Sociedad, está preocupada por la cobertura de las televisoras y radios en los sucesos del 12 de febrero. “Se evidenció un bloqueo informativo. Hubo mucha incertidumbre por parte de la ciudadanía, que se canalizó por redes sociales. Los medios de comunicación están llamados a asumir posición en estos momentos. Los editores, especialmente, deben entender que están a cargo de empresas con responsabilidad social hacia la ciudadanía. Sin embargo, nada justifica agresiones”, dijo.  

Carlos Arturo Albino, reportero de Globovisión, fue apuntado por la Guardia Nacional ese día. Cubría las protestas de Chacao y los militares dispararon perdigones que no lograron lesionarlo. “Comenzaban los enfrentamientos y fuimos apuntados por militares, pese a estar identificados como prensa”.

En las afueras de Venezolana de Televisión, en Los Ruíces, también se han registrado manifestaciones desde que se iniciaron las protestas.

Daños a equipos. Clavel Rangel, corresponsal en el estado Bolívar de El Nacional y reportera del diario regional Correo del Caroní, halló el vehículo en que se trasladaba para cubrir las protestas con las llantas rotas esta mañana. “Eran las 4:00 am, aproximadamente, y debimos dispersarnos porque empezaron a lanzar bombas lacrimógenas, al regresar al sitio en que estaba el carro del periódico vimos que estaban espichados los cauchos. Los vecinos dicen que fue la Guardia Nacional”.