• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Medidas de resguardo no fueron notorias

Parque Nacional Waraira Repano / Francesca Commissari

La Guardia Nacional estaba apostada en las entradas del Ávila, pero no hizo revisiones exhaustivas / Francesca Commissari

La Guardia Nacional estaba apostada en las entradas del Ávila, pero no hizo revisiones exhaustivas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Aun cuando el Tribunal 26º de Control del Área Metropolitana ordenó medidas cautelares para proteger el Parque Nacional Waraira Repano y que todos los accesos fueran vigilados por funcionarios de la Fuerza Armada Nacional, después del incendio de 50 hectáreas el pasado fin de semana, ayer pudo observarse que el control de los visitantes no fue exhaustivo, aunque sí hubo presencia de personal del Instituto Nacional de Parques y militares.

"Sería prácticamente imposible que los dos o tres militares que están en la entrada puedan revisar a todos los que entran y salen del Ávila. Se requeriría un despliegue mucho más amplio para que se cumpla la medida que fue anunciada por algunos medios. Creo que lo más coherente es que haya más presencia de funcionarios civiles, que revisen los bolsos de los visitantes", dijo Juan Escolano, quien ayer subió por Sabas Nieves, sin que su koala pasara por algún filtro.

Cristina Vaamonde, vocera de la ONG Una Montaña de Gente y del Observatorio Ambiental Venezolano, pide que se extremen las medidas preventivas, pues asegura que en Caracas no se registran temperaturas elevadas que puedan originar focos de fuego espontáneos.

"Eso hace que pueda afirmarse que prácticamente todos los incendios del parque están vinculados con la acción humana", dijo la ambientalista.

En el Escuadrón Montado del Comando Regional número 5 se informó que hay cerca de 250 funcionarios desplegados en 15 accesos del Ávila para proteger la integridad de los visitantes y vigilar el cumplimiento oportuno de las normas. Se conoció que su presencia es permanente, independientemente de que haya alguna contingencia, como la que ocurrió el pasado fin de semana.

Coordinación. Vaamonde propone a Inparques establecer mesas de trabajo con ONG asociadas al área ambiental.

"Si es necesario, los guardaparques deberían revisar las pertenencias de cada excursionista. Pareciera extremista, pero se trata de preservar la biodiversidad. Estamos a la orden de Inparques para promover medidas preventivas y las acciones de reforestación que se requieran", indicó.

Solicitó la presencia de la Guardia Nacional en el acceso de La Julia: "En este punto sólo se ven funcionarios cuando ocurren episodios como el de este fin de semana, en el que se quemaron 50 hectáreas. También hace falta más vigilancia en la entrada de Chacaíto, donde se cometen delitos de robo, hurto y hasta violación".

De acuerdo con el biólogo Diego Díaz Martín, presidente de la ONG Vitalis, el factor ciudadanía es importante.

"99,9% de los incendios en zonas tropicales están relacionados con la acción humana.

Por eso es bueno que la gente entienda los efectos del fuego sobre los ecosistemas naturales, los ambientes silvestres y la calidad de vida en general.

Esto se logra con prevención, manteniendo bien cuidados los cortafuegos y el control de quienes entran en las áreas públicas, pues incluso un comportamiento inapropiado no intencional puede generar un incendio".

Sin embargo, cree que no es necesario revisar las pertenencias de cada persona que visita al parque nacional. "Sería presumir que todos son culpables", opinó.

Educación preventiva

Diego Díaz Martín, presidente de Vitalis, cree que los medios de comunicación pueden ser utilizados para promocionar campañas formativas, entre otras estrategias preventivas. "Existen muchas herramientas paralelas como la información persuasiva, las medidas coercitivas y también las punitivas. Quizás haría falta hallar a los responsables de ese tipo de incendios y aplicar medidas ejemplarizantes, que son las que forman al ciudadano, para que esas cosas no vuelvan a suceder.

Sí creo que hace falta más guardaparques, pero eso no garantizaría que haya menos incendios. También hay un tema de ciudadanía importante que debe trabajarse.

Los medios de comunicación no sólo son necesarios para reportar cualquier incendio, pues son unos aliados extraordinarios para sensibilizar en función de que ese tipo de situaciones no se repitan y, si ocurren, se emprendan todas las acciones posteriores, porque se nos olvida el manejo y la recuperación de las áreas quemadas".